miércoles, 24 de septiembre de 2008

Parir en un Taxi

Todos hemos oido montones de historias de partos en Taxis. Por lo general la noticia, si haceis uso de la memoria, suele acabar con la coletilla "... el bebe y la madre estan bién y han sido trasladados al hospital xxxx para...". Nunca he oido decir que un parto en un taxi acabara mal o que tuvieran que hacerle una cesarea a la madre porque no pudo parir en un taxi..

Al parecer, estadisticamente, el parto en taxi es uno de los más exitosos, ya que el parto siempre es via vaginal, la mamá casi nunca sufre desgarros y suelen ser leves (de menor importancia que episotomia), y todo culmina rapidamente y con poco dolor....


¿Porque?. Segun el Dr. Michele Odent, prestigioso obstetra frances - gran defensor y referente del parto natural-, las mujeres tienen un reflejo llamado "reflejo de eyección materno-fetal", encargado de la expulsión del feto. Este reflejo natural solo tiene lugar si protegemos una serie de condiciones que cualquier mamifera de parto busca por si sola (alejamiento de la manada, intimidad, oscuridad, privacidad, tranquilidad). Este reflejo facilita enormemente el expulsivo que sucede en pocas contracciones espontaneas y sin esfuerzo para la madre.

Es evidente que las condiciones para protejer el reflejo de expulsión no se dan en los hospitales con protocolo de control de la parturienta, pero si se dan en la mayoria de los partos en casa, porque el domicilio puede reunir estas condiciones (siempre que no invitemos a familiares, y no haya nadie que hable a la madre cuando esta "en otro mundo", el padre quede en una posición de protección y la matrona tenga una actitud pasiva).

¿Que puede pasar en un taxi? A pesar de que un taxista asustado podria estorbar todo este ambiente, la mujer sabe que no puede estorbar su parto ya que se va ha dedicar a conducir hacia el hospital a toda prisa. Así que el taxista no estorba apenas el reflejo de expulsión (no puede hablar a la madre mirandola directamente, no puede tocarla, y la mujer incoscientemente lo sabe), saber que le destino es el hospital aporta la tranquilidad suficiente (a la mujer que piensa que un hospital es necesario) para poder "desconectar".

Y asi desconectada la mujer pude "meterse en su mundo instintivo y animal", en el espacio reducido del asiento trasero de un coche, en posición favorable y sobre todo libre (semisentada, a cuatro patas, ...), sin nadie que la manipule ni estorbe el proceso y nadie que pueda interferir, y con esa seguridad de poder dejarse llevar, la mujer puede permitir que su lado instintivo, su cerebro primitivo, la hipofisis, sus hormonas, tomen el control, garantizando el exito del parto, la ausencia de dolor y el reflejo de expulsión.

Para cuando llegan al hospital, en niño ya esta en brazos de la madre. Solo faltarian que respetaran ese momento y retrasaran las revisiones hasta pasadas las primeras horas tras el parto y todo seria perfecto.

Estoy convencido de que el instinto de muchas mujeres les hace parir en un taxi, a falta de un lugar mejor, donde no fueran estorbadas, controladas, tocadas, increpadas, ...

Que nadie entienda que recomiendo parir en un taxi, pero el taxista puede sentirse orgulloso, ¡su taxi es el paritorio perfecto!

Otros enlaces relacionados: Parto en el Ave
Lectura Recomendada: El Bebé es un Mamifero. Dr. Michelle Odent. Editorial Ob stare.