lunes, 14 de julio de 2008

Planes de parto

¿Que es un plan de parto?
Un plan de parto es un documento donde se indica las preferencias de la madre para la asistencia a su parto. Esta redactado en términos de solicitud y no hay razones para no cumplirlo siempre que no concurran situaciones de riesgo que el personal médico considere suficientes para dejar de cumplirlo. La ley de autonomía del paciente ampara esta practica y es habitual, incluso obligatorio en algunos países de nuestro entorno.

¿Que ventajas tiene?
En primer lugar, salvo excepciones, la mujer o pareja que redacta un plan de parto están adecuadamente informados sobre el proceso del parto, como sucede, situaciones de posible riesgo, indicadores de la necesidad de ir a hospital, o de permanecer a la espera durante parte del periodo de dilatación.

Trasmite al personal sanitario la idea anterior así como las preferencias de la madre a la hora de asistir el parto.

Es la única forma de que el personal sanitario conozca tus preferencias con anterioridad al parto y de atraer al personal más sensible a tus preferencias a que atienda el parto si están disponibles en ese momento. Si hubiera otras personas no tan en sintonía con las preferencias expresadas al menos tendrán una actitud de respeto.

¿Como lo redacto? (Estructura y contenidos)

Nunca copies un plan de parto, lee los que quieras, pero redacta el tuyo propio basado en la información objetiva a la que hayas accedido y a tu propias preferencias.

Generalmente conviene que el plan de parto no sea muy largo.

En primer lugar un planteamiento inicial de porque presentamos el plan y con que finalidad así donde se vea la motivación y la información que se dispone. En esta parte se puede citar a aquellos organismos, instituciones, o documentos que se crea conveniente para destacar esta información.

En segundo lugar puedes dividir el plan en varios apartados; uno general para solicitar el ambiente respetuoso, acompañamiento de la pareja, etc... en relación a todo el parto, otro para cada periodo del parto indicando tus preferencias y las prácticas que deseas evitar; Dilatación: no inducción, respeto a los tiempos, libertad de movimiento ....; Expulsivo: no episotomia, respeto de los tiempos, no forzar la salida del bebé, ....; Expulsivo/Alumbramiento: No pinzar el cordón, aplazar exploraciones del recién nacido, contacto piel con piel...

Puedes añadir otro apartado para la atención al recién nacido durante el ingreso (no separación, apoyo a la lactancia, no biberones ni chupetes) o redactar un Plan de atención al Recién Nacido. En el que si tu situación personal prevee una medicalización puedes incluso poner aspectos relacionados a un posible ingreso neonatal (metodo canguro, etc).

¿Como lo redacto? (Estilo)
Usa tu propio estilo personal e intenta transmitir también tus emociones acerca de la importancia del momento. Recuerda que estas redactando una solicitud (que no tienen por que no cumplir) y por lo tanto estás dirigiéndote a las personas que pueden atender el parto. Realiza tus peticiones de forma serena y con respeto (ya que estas pidiendo respeto para ti y tu parto), intenta que se perciba tu determinación y tu información sin hacerte muy extensa. Si hay practicas y situaciones que deseas evitar a toda costa no las personalices o colectivices, si no céntrate en la práctica. Para las preferencias positivas personaliza y menciona a los profesionales que atenderán el parto (matrona, medico obstetra, anestesista). Por ejemplo, si deseas que tu parto lo atienda una matrona expresalo tal cual, pero ¡¡no digas que no quieres que un medico atienda el parto!!

¿Es útil presentarlo?
Si. Siempre. Aunque finalmente el parto no tenga lugar como estaba esperado. Un plan de parto que pide respeto de forma respetuosa no puede ser ignorado y despreciado (si así fuera aquellos "profesionales" que lo hiciera estarían demostrando que no son tales, y muy poca calidad humana, y esto no suele ocurrir).
Si tu parto no llega a termino como esperabas, calará en la conciencia colectiva del personal que seguramente estarán más sensibles a la importancia de un proceso respetado la próxima vez.

¿Conseguiré mi parto deseado?
Sin duda tendrás más opciones. No obstante hay veces que las complicaciones que puedan surgir en el parto impedirán que todo se desarrolle tal y como deseas. Ser consciente de esto te hará seguir manteniendo una buena vivencia del parto incluso si no has podido evitar alguna práctica que deseabas evitar.

Si percibo que mi parto no ha sido respetado ¿Reclamo?
La combinación entre tu instinto maternal y los conocimientos que has adquirido sobre parto, hará que sepas si una práctica concreta ha sido realmente necesaria o no. No obstante dado que lo importante es tu bebé delega en tu pareja la presentación de una reclamación y céntrate en la crianza. Es preferible demorar una queja unos meses hasta que la lactancia este bien asentada y te sientas segura con la crianza.

La reclamación puede ser desde un escrito expresando tu vivencia y tu critica (preséntalo siempre en atención al paciente y solicita contestación en el propio escrito), hasta una denuncia judicial (procura que sea proporcionado a como viviste el parto y los daños sufridos). Pienso que en la mayoría de los casos lo mejor es lo primero. Lo segundo son para situaciones realmente extremas que rara vez ocurren.

La reclamación debe ser redactada en función de su gravedad, de lo más conminativo (sugerencias) o más imperativo (exigencias). En cualquier caso es importante que conozcan cual a sido tu vivencia del parto y los perjuicios que te han ocasionado. Pide que se adjunte a tu historia medica del parto.

¿Me pueden "castigar" en el parto por haber presentado el plan?
Aunque parece que ocurre con bastante frecuencia en España; no lo creo. Las personas que atienden al parto no solo son profesionales, son seres humanos. Si no serian fríos e impersonales, maquinas de actuar sin sensibilidad hacia su finalidad (el bienestar y no solo la supervivencia, de madre y bebe). De cualquier forma siempre hay casos de personas que se sienten agredidas por que entienden que es una intromisión en su trabajo, cuando realmente un parto no respetado es una intromisión en el momento más importante de tu vida. Si sientes que un profesional se comporta así contigo, pide que te atienda otra persona, y si finalmente tienes una mala vivencia, reclama o denuncia porque gente así no debería asistir partos; hacen mucho daño.

¿A quien lo presento?
Bueno, la presentación se hace siempre a través de Atención al paciente y dirigida a los responsables de Obstetricia y Paritorios (generalmente existe una jefatura de sección de paritorios que depende del departamento de obstetricia). Te pongo los responsables del Servet y la persona que se encarga en el Clinico:

Servet:
Coordinadora de Atención al paciente: Mª Jesús Blecua
Jefe del Servicio de Obstetricia: Dr. Javier Tobajas
Jefe de la Sección de Paritorios: Dr. Sergio Castán
Jefe de Neonatos: Dr. Marco Tello; Coordinadora: Gemma Gracia

Clinico: Dr. Fabre

Un punto muy importante, redacta un agradecimiento por la atención al parto si tienes una buena vivencia, destaca las cosas (actitudes de animo, apoyo, etc..) que especialmente te han ayudado y en este caso personaliza el agradecimiento con nombres y apellidos si los conoces. Agradece también a la jefatura de paritorios y a la del departamento de obstetricia y agradece como mejor te parezca de forma individual a las personas a las que creas conveniente, tu matrona, ...

5 comentarios:

estefi dijo...

No estoy muy de acuerdo en lo de "me puede perjudicar? No"
Si que hay profesionales que se sienten atacados. Mi experiencia personal es que hay que tener paciencia y hacerse entender con ellos. Especialmente cuando las cosas se complican. Empiezan a tratarte como si fueras a llamar a la policía de un momento a otro.
Pero bueno, considero que es mejor presentarlo, por supuesto. Tan sólo ir prevenido a enfrentarse a determinadas situaciones.

estefi dijo...

Por cierto, recuerdo que el Dr Castán , ante el aluvión de planes de parto que estaban recibiendo, nos comentó que se planteaba hacer un plan de parto inverso. Es decir, el hospital ofrece "esto".
Sería magnífico que lo llevara a cabo, así, actitudes que ellos mismos desconocen que tienen algunos compañeros dejarían de estar amparadas.
Y, por supuesto, porque las futuras mamás sabrían qué pueden pedir y que no.

Lorién dijo...

Puede que tengas razon, de hecho muchas madres se llevan esa impresión de castigo, pero quiero creer que nadie puede ser tan cruel y malintencionado.

De acuerdo con lo de tener paciencia y hacerse entender (es una cuestión de respeto mutuo).

En cuanto a la idea de Castan, estoy parcialmente de acuerdo pero es un tema con el que ir con cuidado, porque según como se encamine puede ser una opción que sirva para "encaminar" a la madre hacia donde el hospital quiere ir. Para mi es importante que los padres puedan expresar sus motivaciones y razones, así como ganarse el respeto de quienes lo lean mostrando que están informados, formados y que comprenden y respetan a la otra parte. Hacer una lista de actuaciones (aunque esté completa) en la que marques las practicas que deseas y las que deseas evitar es tan frió e impersonal que difícilmente puede influir en el sentir de esos profesionales, y eso es crucial para el cambio.

Lorién dijo...

Estefi, no te situo, me gustaria contactar contigo.

estefi dijo...

Bueno, pero si llegas al hospital y ya te dicen, aqui no se hacen ni rasurados ni enemas, ese punto te lo ahorras ;-)
O te dicen, no tenemos problema en poner al bebé sobre el pecho, aunque tenemos camas calientes. le preguntaremos en el momento. Pues también te lo ahorras.
O, al revés, no vamos a permitir estar a oscuras porque el personal necesita calibrar sus tonos de uñas, ojos, piel,... durante todo el parto.
Y también creo que si se defendiera el piel con piel desde la propia dirección del centro, el personal que está en contra no intentaría evitarlo a toda costa.

Un saludo
Estefania