martes, 15 de julio de 2008

Miedo al hospital y a los medicos

Hoy voy a ver las cosas desde la otra cara de la moneda. Como en todas las cosas en esta vida, hay que tener cuidado con no pasarse de rosca e irnos de un extremo a otro.

Todos sabemos que hoy por hoy salvo contadas excepciones los hospitales no acaban de implantar el parto respetado y natural, aunque la cosa esta mejorando casi diria yo de forma exponencial (aunque estemos en la fase inicial de crecimiento lento). Es frecuente encontrase con obstetras llenos de miedo a perder un control que nunca debieron tener sobre los partos y que no aceptan que la verdadera grandeza de un obstetra es "saber esperar", actuando solo cuando el proceso natural se desvia de lo deseable, en vez de manipularlo desde el principio.

Todos hemos leido terrorificos casos donde la madre es torturada fisica y emocionalmente por el personal que deberia apoyarla y sostenerla. Pero hemos de darnos cuenta de que estos son los que más trascienden y que en la mayoria de los casos el personal sanitario (matronas, obstetras) son personas sensibles dispuestas a respetar los deseos de la madre (aunque no los compartan).




Es aqui donde surje el contrapunto. Solo llevo un año y medio en este mundo y ya conozco casos de mujeres que como muchos medicos, se ponen a la defensiva, y sacan los dientes ante cualquier comentario referido a medicos y hospitales. No caigamos en el mismo error. Si lo hacemos estaremos realimentado su miedo y entraremos en un ciclo que no beneficia a nadie.

Una madre consciente e informada, también tiene en cuenta esto. Y hará todo lo posible tener una vivencia fantastica de su embarazo y parto. Corrijo, no hara nada, se dejara llevar por su instinto y disfrutará sin más. Por supuesto esto no tiene nada que ver con "dejarse hacer en el hospital".

Los temores solo traen problemas y dificultan el proceso, hacen activar la mente racional y debilitan el vinculo con el lado instintivo y animal que debe guiar el proceso. No debemos permitir que en el hospital entorpezcan esto, pero es mucho más absurdo que sea la propia madre quien "se coma el coco" a si misma.

Soy una persona convencida de que el conocimiento, la información son tan imprescindibles como la confianza y la tranquilidad. La información debe ser tranquilizante pero real. No vale no informarse y dejarse hacer, tampoco vale informarse demasiado para entrar en una lucha contra fantasmas que solo podemos perder.

Asi que mamas y papas también. Informaros, formaros, redactar planes de parto con cabeza y corazon, pedir, agradecer y reclamar cuando sea necesario. Pero desde la confianza y la tranquilidad.

Algunos partos en casa, he observado, se bloquean por los miedos de las madres a ese momento y tienen que acabar en el hospital. Quiza el miedo al hospital y a los medicos, ha hecho que no tengamos en consideración nuestros miedos a un parto en casa, y si nos encontramos en esa situación sin habernos enfrentado a esos miedos nos encontraremos con obstáculos al proceso del parto.

Estoy convencido de que la actitud adecuada y lo que se trasmite con ella, condiciona en gran medida la experiencia final del parto. Lo contrario no deja de ser una forma de violencia contra nosotros mismos.