martes, 8 de julio de 2008

La Matrona Autentica

Según la RAE una de las acepciones
de la palabra autentico es:
Honrado, fiel a sus orígenes y convicciones.

Desde tiempos inmemoriales las mujeres han contado con el apoyo de otras mujeres para apoyarlas en el parto, sus madres, sus abuelas, mujeres sabias y experim
entadas, que además de ser madres habían estado presentes en infinidad de partos aprendiendo a cuidar de la parturienta.

Estas mujeres sabían manejar las dificultades, aunque a veces estas eran demasiado grandes y el parto no terminaba bien.

Estas mujeres honraban la esencia femenina, la sagrada capacidad de dar vida y criarla. Es por ello que no podrían haber concebido un parto en el que lo principal no fuera el apoyo y el cuidado a la mujer. Para ellas el proceso era tan importante como el resultado.


La Autentica Matrona, siempre ha estado ahí, apoyando a la mujer y sus emociones, dignificando en la medida de sus posibilidades un proceso degradado por creencias medicas erróneas, que convertían el parto en un proceso humillante e irrespetuoso.

Hoy por hoy, la Autentica Matrona (o comadrona se la denominaba hasta hace poco, me suena mas a colaboración o cooperación), sigue viva y presente y comparte (incluso abandera) una lucha que nunca debió ser tal: conseguir que los partos sean respetados.


Aquellas matronas que en su interior siempre supieron que las cosas no se estaban haciendo bien, y que siempre empatizaban con la mujer a la que asistían y cuidaban, sabiendo que se estaban cuidando también a ellas mismas, a su propia y sagrada esencia femenina; aquellas matronas y otras nuevas Autenticas Matronas, tienen ahora la certeza científica de lo que su instinto y su corazón ya les decía.



Para algunas matronas puede ser muy duro oír que se cuestionan las practicas que han venido haciendo durante años, o que llegaron a estar convencidas de que eran correctas (aprendidas en el hospital o en sus estudios); ya que esto implica la idea de que han infringido un sufrimiento innecesario.

No obstante, la Matrona Autentica, no se culpa por ello, sabe que no podía hacer más de lo que ya hacia, y aunque cuando practicaba una episiotomia y sentía que era innecesario, hacia lo que se consideraba correcto. Ahora la Matrona Autentica no practica la episiotomia si no hay una razón de peso que la justifique. Nunca le dice a una parturienta que no sabe empujar (y nunca se lo ha dicho), si ha tenido un mal día se esfuerza por no pagarlo con la mujer a su cargo, a pesar de los largos turnos y el cansancio.

Siempre esta dispuesta a proporcionar una experiencia gratificante a la mujer, y sabe que el autentico dolor no es el dolor físico del parto (que pasa y termina), si no el dolor de ser manipulada fríamente, puesta en una posición humillante y contraproducente, el dolor de la separación del bebe, la falta de intimidad y respeto a un momento crucial en su vida.

Hace lo posible para que la mujer se pueda relajar, no la presiona, la acompaña, la apoya. Es consciente del estado hormonal de la mujer y de que sus reacciones pueden no ser agradables, y no tiene en cuenta lo que la mujer pueda decir o gritar.

Cuando llega una mujer con un plan de parto, bien informada y que ha expresado sus deseos hace todo lo posible por cumplir con sus expectativas, por que se lo merece como cualquier mujer, y más aún. Cuando no es así también busca que la mujer tenga una grata experiencia.

Respeta a las mujeres que desean la epidural, pero respeta por igual a las que no la desean (comparta o no su enfoque) y hace todo lo posible por aliviar los dolores del parto fisiológico. Jamás a formulado una frase parecida a "ya veremos si aguantas" "al final te la pondrás".

Siempre apoya, nunca recrimina ni presiona. Siempre informa, nunca impone. Es complice, no se sitúa en una posición de poder. No mete prisa, da tranquilidad.

Es posible que la Matrona Autentica no haya terminado de emerger, que tenga dudas acerca de lo adecuado de las nuevas (las de siempre) tendencias en la atención al parto normal, pero mientras se da tiempo para resolver sus dudas, hace lo único indudablemente correcto: apoyar a la mujer.

La Matrona Autentica solo surge si se ha dejado de sufrir por las experiencias propias y ajenas en relación a su trabajo. Por que el sufrimiento bloquea, y impide evolucionar. Se perdona por los errores cometidos, y se alegra por cada parto asistido felizmente. Le gusta su trabajo y ver la sonrisa y la alegría de la madre al recibir a su bebe y siente un enorme respeto por este momento.

Las Autenticas Matronas de hoy en día empiezan a luchar, con la razón en la mano, por dignificar un parto deshumanizado, humillante y degradante para transformarlo en algo que nunca debió dejar de ser el mayor y más feliz suceso en la vida de una mujer.

Debo hablar también de las Matronas hombre (ya que el titulo es en femenino). No se necesita ser mujer para comprender la esencia femenina (aunque es una comprensión limitada). Pero todos albergamos en nuestro interior esencia femenina y masculina y eso nos permite permanecer sensibles. Un hombre Matrona puede ser una Autentica Matrona, y una mujer matrona puede no serlo. De hecho tengo la sensación de que los hombres que han elegido ser matrona, son en en su gran mayoría Auténticos Matronas.

Esta es mi visión de una Autentica Matrona, la idea que sin planteármela, como hago ahora, siempre he tenido de ellas sin hacerlo consciente. Es solo mi idea, mi visión. Me parece lo más natural, no me cabria entender otra cosa. Sin embargo hay experiencias de madres con matronas que son para echar a temblar. En esos casos pienso que no se trata de una Autentica Matrona, es una persona con un titulo que ha sufrido tanto que se ha desvinculado de su esencia natural (aunque sea un hombre), que le lleva de nuevo a más sufrimiento por ello, en un ciclo destructivo. Proyectamos en los demás lo que llevamos en el interior.

Como reflexión final quiero lanzar esta idea, si las matronas no fueran auténticamente matronas, la profesión no tendría sentido, bastaría con los obstetras.

Pero los médicos son los expertos en resolver situaciones patológicas y es para lo que están preparados. No han sido preparados para acompañar un proceso natural y respetarlo sin intervenciones, ni para acompañar emocionalmente a una mujer en un viaje feliz y agradable.

Eso es algo de Matronas, de Matronas Autenticas.