lunes, 25 de agosto de 2008

La responsabilidad es de todos

Ultimamente estoy escuchando casos de partos en Zaragoza bastante horripilantes. Mis fuentes no han sido directas así que no puedo formarme una opinión clara sobre lo que pasó en ellos.

No obstante, y adoptando un enfoque relativo, intentando no tomar partido, (cosa muy dificil porque el la madre y sobre todo el bebé, son lo más importante en un parto, y respetarlos es crucial), voy a lanzar unas reflexiones para el que las quiera recoger, avisando que puedo tocar fibra sensible en mucha gente.

La responsabilidad de como acaba el parto no es del obstetra, ni de la matrona, ni del padre, ni de la madre, es de todos los que intervengan en él. La madre interviene (aunque a algunos les parezca un objeto pasivo que manipular mecánicamente) , de hecho tendria que ser la que tuviera el protagonismo y guiara su parto siendo acompañada y apoyada en la medida justa por otras personas (cuantas menos mejor) y por lo tanto tiene gran parte de la responsabilidad.

Pero quien no tiene ninguna responsabilidad, ni culpa de lo que le pueda pasar, es el bebé que no ha decidido venir a este mundo por su cuenta, sino que se supone que ha sido buscado, deseado y que en consecuencia se asume la responsabilidad, el placer, y los momentos duros y dificiles de su embarazo, nacimiento y crianza.

Repasemos:

La sociedad: Tiene la responsabilidad de no lanzar mensajes superficiales y perniciosos y de no convencer a la madre de que el parto o la crianza son actos de sufrimiento (como se intenta hacer ver por parte de muchos) ni de convencer sobre la idea de que la comodidad de los padres está por encima de las necesidades vitales del bebe (amor, abrazo, calor, leche materna, cuidados, seguridad, cariño, respeto, su madre ....etc), las necesidades vitales y emocionales de la madre (respeto, cuidados, tranquilidad, sosiego, calma, contacto con su bebe, apoyo emocional, cariño... etc, etc...).

En la medida de que lanzamos mensajes equivocados provocamos que la madre y el bebe tengan dificultades para vincularse, para contactar, para llegar a ese mutuo conocimiento profundo e intuitivo, provocando graves inseguridades en la madre que provocan grandes carencias emocionales a ambos (y recordemos que el bebé no puede hacer nada ante esto, la madre si, pero en su situación personal con muchisimo apoyo adecuado).

Y por contra, la sociedad tiene la responsabilidad de hacer justo lo contrario, apoyar, informar, formar, dar confianza inspirar tranquilidad, respetar, no juzgar.... Tiene la responsabilidad de crear las condiciones necesarias para que los padres puedan ejercer las suyas. ¿Que sociedad deseamos? ¿Que sociedad tenemos?

Los padres: Tienen la responsabilidad de engendrar por amor, y estar dispuestos y desear dejar lo que antes era su vida en pos de una grandeza infinitamente mayor que cualquier acto social de su vida anterior. La responsabilidad de criar a sus hijos con amor, y de darles lo que necesitan que basicamente es a ellos mismos. La responsabilidad de volcarse en ellos y disfrutar de ellos y de tener infinita paciencia en los momentos duros, de acompañarles en el dia a dia, verlos crecer y no caer en creencias desfasadas que se transmiten entre generaciones y que repetimos si más sin haber reflexionado realmente sobre ello. En contra de lo que muchos creen la vida con el bebe es más facil, y más gratificante así. (Ver: Vuestros hijos no son vuestros, Lo primero ya no es lo primero, La paternidad)

La madre: El actor principal con responsabilidad y capacidad para influir en su vivencia. Puede ejercer su responsabilidad, informarse, obtener información tranquilizadora y que le haga ser consciente del los distintos procesos de enbarazo, parto y crianza, de vivirlos con tranquilidad, de no caer en los miedos que terceros intentan inculcarles, de respetar a su bebe y conocer las implicaciones que sus decisiones tienen para él y para su relación futura. Pero su situación hormonal en gran parte del proceso, aunque no le impide ejercer su responsabilidad, hace que requiera de mucho apoyo, social, de su pareja, familiar, de los profesionales que acompañen sus procesos. (Ver. ¿Por quien comienza el cambio?)

El padre: Tiene la responsabilidad de apoyar a su pareja para conseguir una buena vivencia de todos sus procesos (embarazo, parto, lactancia crianza), de alejarla de los proceso mentales o emocionales negativos que le puedan inducir desde el exterior o las propias creencias falsas mecánicamete inculcadas desde la infancia por repetición de falsas verdades. De informarse y contrastar información, de infundir tranquilidad y confianza a su pareja de ayudarle a librase de temores y llevar unos procesos sosegados y tranquilos, tanto en el embarazo como en el parto y la crianza. De respetar sus decisiones aunque no se este convencido de ellas, pero también a mostrarle opciones que quiza desconozca y que puedan serle útiles, desde la tranquilidad y la naturalidad. De buscar apoyos adecuados en los momentos de crisis, cuando la madre no está en condicones adecuadas para superalas sola, y de haber anticipado la necesidad de estos apoyos, para evitar la urgencia de lo inesperado que suele llevar a decisiones precipitadas y erroneas.

La matrona: La responsabilidad de buscar un proceso respetado, de apoyar incondicionalmente a la madre en sus deseos y decisiones, de no juzgarla, de ser su sosten, su amiga, de lograr no solo una conclusión buena del parto, sino un proceso amable facilitandole todos los recursos necesarios para una buena vivencia de su parto. La responsabilidad de ser consciente de que no solo hay una madre pariendo, sino un bebe naciendo, y no caer en la simplicidad de pensar que un buen parto es el que "acaba bien", el corto y el de poco dolor, sino el parto "vivido bien" como la madre desea, especialmente si ha ejercido la responsabilidad que le corresponde, y sin perder de vista que el bebe necesita de un proceso natural para que el parto sea un buen parto. Que cada "atajo" para la madre puede ser una fuente de problemas futuros para el bebé. Responsable y consciente de que su actuación dejara huella en bebe y madre de por vida, para bien o para mál. (Ver: La Matrona Autentica)

El Medico: La responsabilidad sobre sus decisiones médicas, tanto las de intervención como las de no intervención. La responsabilidad de conocer como es un proceso fisiologico de un parto normal sin medicalizar y de que necesidades conlleva, para ser realmente más consciende de cuando intervenir y cuando esperar. La responsabilidad de ser conscientes de lo que implica la medicalización de un proceso natural cuando esta es innecesaria o rutinaria, las implicaciones afectivo emocionales y consecuencias para la futura crianza. La resposabilidad y consciencia de que estas decisiones no finalizan sus consecuencias con el alta de la madre y el bebé sino que tendra su huella en el futuro de su relación, para bien o para mál. La responsabilidad de ser conscientes de las implicaciones gravisimas de la separación del bebe de su madre y de las nuevas investigaciones que demuestran que su contacto permanente es crucial para la vida futura de ambos; para poder tomar las decisiones adecuadas y no separar por rutina o desinformación. (Ver: ¡Que No os separen!)

El personal hospitalario: La responsabilidad de estar bién formado y actuar con profesionalidad y no basandose en creencias personales arrastradas por procesos personales. Estar formados en apoyo a la lactancia y/o facilitar el acceso de personas que puedan apoyar debidamente a la madre. De facilitar el respeto por el descanso y reposo de la madre y bebe, el respeto a la intimidad que necesitan, a la no separación y a no ejercer actos agresivos o contraproducentes para el bebe. De informar debidamente de cada acción que se pretenda realizar por los motivos que sean y de dar siempre la opción de elección a la madre, sin actuar con su autorización expresa. De tratar con respeto a madre y bebe y no con parternalismos sino como madres resposables que han de serlo toda la vida (es absurdo pensar que no puede serlo los primeros dias y si el resto de su vida). De no realizar actos contra la lactancia y la crianza como suministrar chupetes o biberones o aconsejarlos o recomendar lactancia artificial. (Ver: las "ayudas" al pecho)

La familia y amigos: De respetar las decisiones de los padres, gusten o no y apoyarlas hasta el final. Aunque eso implique no estar presente en ciertos procesos y momentos, aunque haga mucha ilusión. De respetar y confiar en los padres que emprenden una nueva vida, y que de no ser respetados y apoyados, se les hace muy flaco favor. Estar disponibles pero no entrometerse. De no juzgar o criticar actitudes o decisiones de los padres y de estar abiertos a la posibilidad de que sus creencias sobre la crianza esten equivocadas o desfasadas, especialmente si estan basadas en miedos o implican la idea de que un bebe "no debe acostumbrarse a..". Un bebe necesita calor, contacto y cariño, requiere no dejarle sufrir (si llora esta sufriendo), cogerlo, abrazarlo, acunarlo, amamantarlo. La responsabilidad de no perder de vista las necesidades del bebe "frente" a las "necesidades" de la madre, porque esto nunca es asi. Ambos tienen las mismas necesidades, de hecho son un unico ser dual mama-bebe y así será durante un largo periodo. (Ver: Quiero un niño independiente)

Además me parece importante destacar:

  • Asumir responsabilidades que no nos corresponden es siempre perjudicial para quien si las debe asumir.
  • Es necesario respetar las responsabilidades de los demas y apoyarlos en su ejercicio.
  • Por mucho que hagamos para facilitar una buena experiencia, a veces el no ejercicio de sus responsabilidades por parte de los demás, lo impiden. No podemos sentirnos responsables y menos culpables por ello.
  • Cada uno se labra su propio camino en función de su sentir y sus acciones.

En este sentido opino lo siguiente:

El parto es de la madre (Ver: El parto es nuestro) (obviando al bebé porque el pobre no puede decidir, esta sometido a la buena voluntad y sentir de los demas), no es ni de la matrona ni del medico. La matrona debe cuidar de la madre pero no puede "obligarle" a tener una buena vivencia si la madre no lo desea, no es consciente de las implicaciones o su actitud es contraproducente consigo misma. (Ver: miedo a los hospitales y medicos)

La matrona no debe colocarse en una posición paternalista, pues no respeta la responsabilidad de la madre. Debe ser su apoyo y su guia y velar por un proceso lo más natural posible dentro de los deseos de la madre (guste o no). Por otro lado la matrona tiene la responsabilidad de renunciar al proceso natural y avisar a un medico cuando halla evidencias suficientes de que pueda haber problemas.

La matrona o el medico no deben interferir en la responsabilidad de la madre, y deben apoyar su autonomia y decisiones (ver: ley de autonomia del paciente), especialmente cuando son conscientes de ellas. (Esto se expresa en un plan de parto, por ejemplo). Una mujer consciente que quiera un parto natural y que ejerza la responsabilidad de decidir como quiere su parto, será responsable para permitir un acto médico si llegado el momento este fuera necesario, además tendra la capacidad de darse cuenta de si es o no necesario. (Ver: Planes de parto)

El médico no puede obviar la responsabilidad de las matronas ni interferir en ella basandose en su jerarquia, las relaciones de poder son perjudiciales para el desarrollo del parto.

Las matronas no pueden eludir la responsabilidad del medico y han de avisarle cuando el proceso se desvie de lo normal, momento en que la responsabilidad recae en el medico y que en función del desarrollo puede devolver a la matrona la responsabilidad del mismo si se restablecen las condiciones suficientes.

Pienso que todas estas observaciones son logicas y coherentes y que todos los responsables aludidos las siguen, pero claro, la visión de las cosas cambia en función de quien mira. O quiza de .... COMO mira. (¿Hay miedo, rabia, ira, enfado, agresividad, abuso, falta de respeto, superioridad, rencor, en su actitud? o lo contrario)

Bajo mi punto de vista la no aceptar las responsabilidadades de los demás, es una forma de violencia, que engendra más violencia. El COMO es crucial para distiguir esto, pero ojo, también el QUE y el CUANDO, también se puede ejercer violencia con buenas palabras (palabras "no te preocupes bonita, que no vas a notar nada", pensamiento ulterior "no querias episiotomia, pues toma". Si, si, ... hay gente capaz, ¿increible verdad?)

Por cierto, perdon por la intromisión en las responsabilidades de los demas.... o no ... quiza como parte de la sociedad pueda estar ejerciendo la responsabilidad de dar mi visión.