martes, 3 de marzo de 2009

Los "derechos" de la mujer

Ayer en la tele, en el programa Aragón a Debate, se hablo de los "derechos" de la mujer. Y pongo "derechos", así, entre comillas porque la verdad es que me pareció que la gran mayoría de los contertulios, ni se enteraban de lo que una mujer necesita de verdad.

En la mesa estaban, Adolfo Barrena (IU), Rosa Borraz (PSOE), Dolores Serrat (PP), Camino Ibarz (Periodista de Radio Zaragoza) y otros contertulios. Además en la grada, una representante de CC.OO., otro de los empresarios, y otro de la asociación hombres para la igualdad.

El debate como era de esperar se centro en el acceso al trabajo y en conseguir condiciones iguales en salario y oportunidades.

Y por supuesto así debe ser, igualdad de derechos, de oportunidades y de salarios. Pero los contertulios se olvidaban de cosas muy básicas:

  • A la mujer hay que valorarla desde su dimensión humana, incluyendo lo que la distingue como mujer, su capacidad de crear vida, gestarla, criarla. Respetando sus necesidades biológicas y emocionales. Sin embargo se habló casi en exclusiva de derechos laborales, como si una mujer solo tuviera valor cuando realiza una actividad laboral.

  • Cuando se hablaba de maternidad, lo hacían solo en forma, y no percibían el importante trasfondo que tiene. Solo se hablaba de maternidad en cuanto a que el empresario contrata o no a una mujer en función de si esta en edad de ser madre o no. Ningún contertulio valoró el hecho de la maternidad tal cual, ni la necesidad y el deseo de muchas mujeres de ejercer de madres, de cuidar y criar a sus hijos.

Se olvidaban que para proteger la maternidad, hay que valorarla en toda su dimensión, y que no valorar la maternidad implica no valorar a la mujer.

El programa tuvo momentos "estelares":
  • La representante de CC.OO. dijo que ¡¡no se iba a incrementara la baja maternal, que habia que igualar antes la habia que igualar la baja paternal a la baja maternal!!: ¡Pero vamos a ver! La madre y el bebé tienen unas necesidades biológicas y afectivas que hacen necesaria una gran vinculación entre ellos, las emociones de la mujer no se normalizan hasta pasados 2 años del parto para poder desarrollar un vinculo adecuado a su bebe y favorecer su desarrollo, en particular el emocional. El padre no. Es la madre la que necesita una baja maternal larga, no el padre, por su bien y por el del bebé. La baja del padre hay que aumentarla, pero no igualarla a la de la mujer, porque NO LA NECESITA, necesita una baja para poder brindar el apoyo necesario en el hogar* a la mujer durante un periodo suficiente, pero la necesidad de baja laboral de la mujer es mucho mayor para proteger el vinculo madre hijo y por la salud integran de ambos.
* Ojo, no porque la mujer se deba encargar del hogar y de los hijos, si no porque la mujer -dedicada a la crianza- no puede dedicar el tiempo que antes dedicaba o otros temas domesticos, y ahora el papel del hombre en la casa debe incrementarse para ayudar a crear un clima de sosiego adecuado al establecimiento del vinculo afectivo entre madre e hijo.

(Ya sabemos que los sindicatos boicotearon la Iniciativa legislativa popular de ampliación de baja maternal a 6 meses, por este absurdo motivo: Para lograr la igualdad hay que dar la misma baja a hombres y mujeres.)

No mujer, no. No reconocer la mayor necesidad de baja maternal es pura violencia contra la mujer, porque no se respeta su esencia y su maternidad.

La mayoría de las mujeres, llegados el momento de reincorporarse al trabajo, lo pasan realmente mál por separarse de sus bebés, porque emocional y biologicamente desarrollan un apego necesario con el bebé y la ruptura de esta situación les perjudica a ambos.

La maternidad es un hecho a proteger en el trabajo y una concepción social del exito de la mujer basado en una concepto de poder masculino, que traslada a la mujer el mensaje de que si no está trabajando no tiene valor. Y esto es hacerle el juego al sistema capitalista que ve a los individuos como "productores".

Los sindicatos se creen que seguimos en el siglo XIX y plantean la "lucha" sindical como entonces, sin darse cuenta que ahora, separar a la mujer de sus hijos antes de tiempo, para beneficio de cuatro elementos (a los que interesa que la gente trabaje 10 horas diarias mínimo y se desvincule de sus familias) que se forran gracias a la idea de que la mujer de exito es la que trabaja, en una forma de violencia y machismo sutil pero efectivo.

  • Otro periodista, cuyo nombre no recuerdo, no hacia más que repetir que ¿donde estaban las guarderías? . Otro despropósito. No hombre, lo que hay que conseguir es que las familias no tengan que recurrir a las guarderías, y que las madres puedan estar con sus hijos TODO el tiempo que ambos necesitan. Las guarderias quedarian entonces a disposición de aquellas familias que eligieran libremente renunciar a la baja maternal antes de tiempo. Recordemos que la baja maternal, como derechoque es, es renunciable.

Parece que la conciliación familiar, según los contertulios consiste en abandonar a tus hijos en un periodo critico para su desarrollo, para poder ir a trabajar y producir; en vez de darle su sentido correcto, que es poder dedicar a los hijos la atención que necesitan durante su primera infancia y que el trabajo o la necesidad de trabajar no sea obstáculo.

Otro momento, de sutil vacío, fue cuando Adolfo Barrena, inspirado por un comentario enviado por un oyente, dijo que teníamos que equipararnos a otros países europeos. El señor Barrena, que centró su debate, como los demás, en los derechos laborales, obviando las necesidades de las mujeres durante su maternidad, quizá no sepa que en esos paises a los que sugiere equipararse, la baja maternal esta entre las 54 y las 69 semanas (Suecia).

Quiza ninguno sepa, que en esos paises donde la baja maternal es más larga , se fomenta la lactancia materna según las recomendaciones de la OMS (2 años minimos de lactancia, los primeros 6 meses de forma exclusiva), y que a nadie le extraña que un niño de 5 años este mamando del pecho de su madre en un restaurante.

Esos paises, no necesitan hacer discriminación positiva, porque los bebes, los niños y sus madres son respetados, y sus necesidades cubiertas, lo que hace que se conviertan en hombres y mujeres más sanos, más equilibrados emocionalmente, más respetuosos, que valoran la vida y la ecologia, que valoran por su puesto a la mujer, porque han recibido los beneficios de su contacto, abrazo y cariño durante su primera infancia, que como se sabe es la época en la que se forma la personalidad base (los 3 primeros años de vida).

Los individuos criados de esta forma, no desarrollan la exagerada tendencia a la violencia (de ningún tipo) de la que somos victimas en este y otros paises, valoran a la gente por lo que son y no por lo que una sociedad consumista y capitalista espera de ellos (por supuesto a la mujer). Se valora al ser humano, no al trabajador, o mejor dicho se valora al trabajador dentro del contexto de ser humano.

Individuos que cuando se incorporan al mercado laboral lo hacen en las mejores condiciones, siendo más productivos. Individos que cuando forman empresas lo hacen valorando a todos por igual, porque se han criado con amor, y no discriminan a la mujer. No les importa emplear a una mujer de 28 años aunque se vaya a coger una baja maternal de 14 meses porque saben que las mujeres son valiosas para la sociedad, tanto con sus hijos como en el trabajo, y tienen el derecho a su maternidad sin que el mundo laboral sea un obstaculo (y no al reves). La reincorporación al trabajo no es un problema, por que valoran a la mujer como ser humano y por lo tanto como trabajadora. Y los salarios son igualitarios por que se valora a las personas.

Estas sociedades son igualitarias, y el hombre y la mujer tienen un peso similar en casa y en el trabajo, pero se protege el periodo de maternidad y no a la mujer, porque la mujer no necesita ser protegida en una sociedad en la que se la valora de verdad.

Y para esto hay que partir del reconocimiento y el respeto de las diferencias entre sexos.

Sin embargo en este pais no se valora a las mujeres por lo que son, sino por lo que hacen, y está mál visto que una mujer se quede en casa durante un año criando a su bebé, porque se identifica con una situación de sumisión ante el hombre (sitaución que, desgraciadamente, si ha existido en eposcas recientes aún cercanas).

Pero la mujer que decide (por que siente la necesidad -biologica y emocional- de hacerlo) criar a sus hijos y no separarse de ellos durante al menos su primer años, se la juzga duramente y se la tacha de sumisa, machista, o se la infravalora diciendo que no aporta nada al sistema.

Por que lo que realmente se esta buscando en este país no es la igualdad de derechos y oportunidades, sino convertir a las mujeres en hombres.

  • Hubo algún comentario afortunado en el debate: el representante de los empresarios dijo que hacia falta un cambio de mentalidad, y Rosa Borraz dijo que los hombre no piden la baja paternal. Ahí esta la clave, en un cambio de mentalidad. Enhorabuena al representante de los empresarios (no recuerdo su nombre), que representa a un tipo de empresario emergente en esta sociedad y no al "estereotipo de empresario", que desgraciadamente aún existe y que los sindicatos ayudan a perpetuar con su falta de visión y su mentalidad desfasada y pasada de rosca.

Hay que proteger la maternidad, no a las mujeres que son personas plenas y adultas, y decir que hay que protegerlas es infravalorarlas. Hay que proteger a la infancia y darles las condiciones adecuadas para que se desarrollen sanos desde un punto de vista global, ellos si que necesitan protección porque no pueden expresar su necesidad vital de estar con sus madres.

Así estaremos sentando las bases para que los hombres y mujeres del futuro se respeten y valoren.

Reflexionen, en los paises donde se protege la maternidad y la infancia, se promociona la lactancia materna, etc... son los paises donde menos discriminación laboral existe, donde hay menos violencia contra la mujer, los niños, en general menos violencia. ...

No vamos por el camino adecuado si vemos la maternidad como un obstaculo a la vida laboral (aunque pretendamos que no sea un obstaculo), cuando lo que pasa es que la vida laboral es un obstaculo para la maternidad y lo que debiéramos buscar es que las mujeres que lo deseen puedan vivir plenamente y con el apoyo social adecuado su maternidad, sin que esto suponga un perjucio cuando llegue el momento de reincorporarse (libremente) al la vida laboral.

Articulos relacionados:

Reto a los contertulios y participantes del debate a que lean estos articulos, algunos aparentemente inconexos, (puede ser dificil para una mentalidad cerrada ver una relacción que a muchos nos resulta muy evidente), y a que reflexionen sobre ello.