lunes, 11 de junio de 2012

Diario de AC. ¿Esto cómo se hace?

Os comentaba que había habido un clic. No sé si por empezar por los cereales, porque tocaba o porque mi hijo me vió muy necesitada de que probara algo más que la teta pero, el hecho, es que ya come.

Así como con el mayor, empezó por la merienda y estuvo casi 2 meses sólo probando alimentación complementaria una vez al día el segundo acepta encantado la comida siempre que se le ofrece. No sé si es porque estamos todos a la mesa y el hermano le motiva. O porque, simplemente, él es diferente y él funciona así.

Pero ¿esto era así? Se pone perdido las manos, la cara, el poco pelo que tiene. ¿Cómo lo lavo? Supongo que el mayor era tan mayor cuando empezó a comer que no recuerdo tener problemas para lavarlo. Simplemente lo ponía de pie en una banqueta y ya está. Este no, claro. Es un lechoncillo que tengo que sujetar bajo un brazo mientras con el otro intento lavarlo a él de arriba a abajo en el labavo. Y él se retuerce para agarrar los cepillos de dientes o cualquier otra cosa que no deba.

El primer día que me pidió el desayuno (Literalmente me lo pidió. Me llevó a la cocina y me señaló la trona) metió la mano en el cuenquito de la papilla, se la restregó por la cara y el cuerpo. Luego lo enganchó, lo empujó y así salpicó mi vestido, a mí misma, el suelo de la cocina, la trona y alguna cosa más. Comió con gusto dos cucharadas y dijo que ya no más. Sí DOS, DOOOS!!!! y tuve que echar su ropa y mi ropa a lavar, limpiar la trona, la cocina, el vaso de triturar, el cuenquito de la comida, la vara de la batidora... y luego, coge al lechón que se retuerce e intenta asearlo. Aiiiiis quien pudiera coger una manguera y arreglar todo rapidito...