lunes, 1 de diciembre de 2008

El parto de Isabel y su hija Irene

Mi nombre es Isabel y mi hija se llama Irene. Os relato su nacimiento, ha sido afortunadamente un parto rápido y respetado.

Primero, me gustaría contaros que desde el momento en que supe que estaba embarazada de mi segundo hijo, me puse en marcha para planificar el parto lo mejor posible.

Ya os dejé el relato del parto de Iker, inducido, con ventosa y separado de mí durante cinco horas, sin razón aparente. En esta ocasión, quería evitar la separación a toda costa, era lo que más me importaba de todo.

Busqué otro ginecólogo y gracias a Bea, mi doula y a vosotros, oí hablar de Jorge Iranzo. Al principio ya le comenté cómo me gustaría que fuera el parto (sin oxitocina, sin episiotomía, lo más incorporada posible en el expulsivo, etc) y me dijo que mientras todo fuera bien, no tendría ningún problema en que así fuera. La matrona con la que trabaja es Ana Pintos y también estuvo receptiva a todo lo que le comenté.

Llegó así la semana 40 y planeaba la sombra de la inducción; seguí los consejos de Bea y de Eva, de La Madriguera, para provocar el parto y el sábado 16 de Noviembre a las 10 de la noche empecé a sentir algo, pero no sabía si eran contracciones. A las 23.30 ya tuve la certeza de que eran contracciones de parto.

Antes había llamado ya a Bea, pero como pude hablar con ella perfectamente mientras tenía alguna contracción, ella pensó que la cosa iba todavía para largo. También hablamos con Ana Pintos, mi chasco fue enorme cuando nos dijo que ella no iba a podernos atender y que estaría otra matrona sustituyéndola.

Se me fueron todas las ganas de ir a la clínica (sería en la Montpellier), aunque a las 12.15 mi marido decidió que nos íbamos, ya que yo ya casi gritaba con cada contracción y eran muy seguidas. Íbamos en el coche y yo le gritaba que corriera, porque sentada no podía ni aguantar el dolor, además, había decidido ponerme la epidural porque un dolor así no lo soportaba más. Al llegar, me hicieron un tacto, acabé de romper aguas e inmediatamente después sentí ganas de empujar. Estaba dilatada totalmente y sin tiempo ni de quitarme la camiseta, ni de ponerme el camisón de la clínica y mucho menos de la epidural, pasé directamente al paritorio.

Jorge casi ni llega, y Bea, mi doula, llegó al final. En dos empujones salió Irene, yo apenas tuve un pequeño desgarro, que me cosieron pinchándome un poco de anestesia. Noté cómo salía la placenta.

Ahora llega la parte que más me importaba… la primera atención a Irene. Días antes ya había hablado con Beatriz Bielsa, la pediatra del mayor, comentándole que me gustaría que Irene no fuera a la incubadora para darle calor, ni siquiera que se la llevaran ni 20 minutos. Me dijo que respetaba mi decisión y que así lo haría. El problema fue que a esa hora (las 12.30 de la noche) ella no iba a venir, por lo que estaría la pediatra de guardia, la Dra. Sánchez (creo) que resultó ser encantadora. El test de Apgar lo hizo con Irene encima mío, la vitamina K se la pusieron sobre mí, tan sólo se la llevaron (pidiendo permiso primero) para pesar y poner la vacuna. Fueron menos de 5 minutos, ni siquiera la midieron para no perder más tiempo.

Nos fuimos a la habitación las dos juntas y así estuvimos toda la noche, enganchada al pecho. En paritorio todos fueron encantadores, lo único que tuve que oír los siguientes días fueron comentarios de las enfermeras como…

“En 16 años que llevo trabajando aquí es la primera vez que no se llevan al bebé a calentar” ó “No la tengas todo el tiempo enganchada, déjala en la cuna. Así te van a salir grietas” ó “Ya sabes, 10 minutos por pecho cada 3 horas. Eso es lo que recomiendan matronas y pediatras”. También intentaron que le diera un biberón de glucosa por no sé qué rollo de bajada de azúcar… Es el único “pero” que pongo, la nula formación de las enfermeras.

En fín, que este segundo parto, afortunadamente, no ha tenido nada que ver con el primero, gracias a Jorge Iranzo y a la pediatra que nos atendió, la Dra. Sánchez. Ojalá hubiera más profesionales tan respetuosos como ellos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Isabel,
No sabes como me alegra poder leer tu parto, yo estoy embarazada de casi 29 semanas y también me lleva el Dr Iranzo, con el cual estoy encantada. Espero que mi parto también pueda ser tan rápido y bonito como el tuyo, contando con que mi primer parto acabó en una cesárea.
Muchas felicidades

samuelera dijo...

Gracias por compartirlo!Si es que al final parimos la mar de bien!Un besazo y enhorabuena.

Alegría dijo...

Hola! yo también tengo de ginecólogo al Dr. Iranzo. Acabo de quedarme embarazada y aún ni he ido a verle (me enteré antes de ayer). Cuando leí vuestras entradas acerca de la medicina privada pensaba que preferiría parir en la ss porque no pintaba bien la Quirón. Y no sabía de qué lado estaba este doctor. Ahora, al leerte me animo más porque quizá pueda compatibilizar un uen parto con este médico. De todas fomas, si alguna podéis darme más información os lo agradecería. Un saludo!

Cristina dijo...

Isabel, me ha emocionado leer el relato sobre tu parto, me alegro de que todo fuera tan bien.
Yo también estoy embarazada y mañana voy a mi primera consulta con el doctor Iranzo, todas las opiniones sobre él en esta y otras páginas son muy buenas. Me gustaría que alguien más me diera su opinión sobre este doctor, experiencias, etc y sobre la Quirón, he pensado parir allí.
Saludos a todas,
Gracias!

Anónimo dijo...

No deberías tomar a la ligera el cometario sobre los biberones de glucosa... una hipoglucemia tras nacer y tu preciosa bebita, aun estando enganchada a tu pecho puede después sufrir deterioro cognitivo.
Las enfermeras pueden no estar a 1000, pero algunas cosas que dicen están cargadas de sabiduría.

Lorién dijo...

Los biberones de glucasa es la solución a un problema que no seria tal si no se separara a los bebes de sus madres. Si no se interrumpe el contacto y el bebe empieza a mamar a demanda y no se perturba esto con horarios, limites de tiempo, cambios de pecho, ni tetinas ni chupetes, el niño tendra toda la glucosa que necesita.

Al separar al bebé de la madre ESTAS CREANDO EL PROBLEMA DEL RIESGO DE HIPOGLUCEMIA, que "solucionas" con suero glucosado.

Los biberones de suero tienen dos problemas:

1. Confusión tetina / pezon. Consiges que aumenten las probabilidades de que la madre tenga que abandonar la lactancia por culpa de haber administrado biberón. Ya no se agarran y maman como debieran, y pueden producir grietas o que no mamen de manera eficaz.

2. El bebe, con suero glucosado, queda "empachado" y al ponerlo al pecho no lo quiere por esa razón. Esto se interpreta mal y acaba diciendole a la madre que le de lactancia artificial o mixta. Esto acaba con la lactancia natural.

Se sabe que si el bebe permanece junto a su madre, y mama a demanda, no hay problemas con la glucosa, como se hace desde hace años en muchos hospitales públicos en España y NUNCA ha pasado nada.

Los biberones de suero glucosado son una estrategia de las marcas comerciales de "leche" artificial, para poner problemas a la lactancia natural. Otra estrategia para favorecer a la industria es separar a los bebes de las madres en nidos. Lo que obliga a utilizar los biberones de suero, ya que en esas circustancias si que existe el riesgo de hipoglucemeia.

Separar a las madres de los bebes, dar biberones de suero glucosado, dar chupetes, tetinas ... es pura violencia contra la mujer y su bebe, ya que tiene como único objetivo TERMINAR CON LA LACTANCIA MATERNA.

El problema es que de paso interfiere también en el vinculo madre - hijo, pudiendo llegar a provocar graves problemas entre madre y bebe, que no conectan, grandes sentimientos de culpa a las madres, y en casos extremos rechazo al bebe.

DEBERIAS INFORMARTE ADECUADAMENTE PUES HAY MUCHAS CREENCIAS ERRONEAS TODAVIA VIGENTES QUE ESTAN DANDO MUCHOS PROBLEMAS.

Desde que en muchos hospitales no se separa, se informa adecuadamente, se sigue el codigo de comercialización de sucedaneos de la leche materna (las muestras de leche están prohibidas por ley, a requerimiento de OMS y UNICEF), las lactancias exitosas han aumentado expectacularmente.

Así que no des por sabiduria, un mito basado en un interés comercia, que además perjudica a madres y bebes.

Si eres profesional informate, porque mucho de lo que aprendiste era falso.


Más información:

Asociación Española de Pediatria, Comité de Lactancia.

Iniciativa Hospital Amigo de los niños - UNICEF

¡ Que no os separen !

Anónimo dijo...

Me encanta tu relato,,, a mi también me llevó el embarazo el Dr. Iranzo y la verdad que genial, fue muy estricto con mi peso, y en el quirófano con una atención exquisita, además se pasó todos los días a verme por el hospital incluidos sábado y domingo.