sábado, 27 de diciembre de 2008

El parto, la epidural y el dolor.


Llevo leídos unos cuantos post y artículos sobre epidural en los últimos días y voy a escribir mis impresiones.

Cuando yo iba a dar a luz, ya tenía claro que no la quería porque había oído hablar de sus efectos adversos: problemas en la lactancia, más riesgo de parto instrumental o cesárea, recuperación más lenta...

Cuando se lo comenté a un grupo de amigas me dijeron “Estas loca??? Como puedes???? Cómo vas a aguantar?”. En ese momento no reflexioné sobre que ninguna de ellas estaba embarazada, había tenido hijos o tenía información sobre la epidural. No le dí relevancia. Ahora sí. En nuestra sociedad el parto está asociado a dolor, a mucho dolor. A dolor insoportable.

¿Por qué pensaban que era tan horroroso? A ninguna les había contado esa parte del parto sus madres, ninguna había dado a luz antes. Sólo tenían referencias de “lo que dice la gente”. Bueno, y qué hay de verdad en todo esto?

¿Qué pasa con el dolor?
Me hace mucha gracia que el parto sea tan doloroso y nadie piense en que, habitualmente, las mujeres nos depilamos las ingles con cera. ¿Alguien piensa que puede haber algo más doloroso que echar cera caliente en el pubis y tirar? Vamos, nos lo plantean como tortura y nos parece aberrante. Pero resulta que cómo todas lo hacemos, pues oye, no protestamos. Hay depilación brasileña, integral, de ano (esto lo descubrí el otro día. Es el nuevo servicio estrella del gabinete de debajo de mi casa),…

Pues resulta que, habitualmente, las mujeres que dan a luz en el hospital piensan en las 40 personas que van a estar por ahí “inspeccionando el terreno” y, cuando se acerca la fecha de parto, se lo depilan. Incluso algunas completamente porque así evitan el rasurado. (En el Servet ya no se hace pero en otros todavía sí) Vamos, que pa presumir sufrir!

He visto como sufren.
Otro argumento viene de quien ha visto partos, bien por la tele o en directo. Y “ven que duelen”. (Ojo, que no digo yo que no duela) Y te dicen “ponia una cara!!!”. Alguien se ha fijado en la cara de la gente que practica halterofilia? Qué cara ponen? De esfuerzo. Desde luego que levantar 300 kilos tiene que doler, pero no me los imagino diciendo “oye, ponme la epidural que así hago fuerza sin preocuparme por el dolor”. Otra cosa que pasa en los partos, en la fase de expulsivo, por muy suave que sea la anestesia, la mujer no tiene demasiado control sobre sus músculos, lo que hace que el esfuerzo para empujar sea bastante bruto. Esto se traduce en posibles dolores después (ciáticas, desgarros musculares,etc.. ) y desde luego menos eficiente que hacerlo con la conciencia de todos tus músculos.
mujer sufriendo "muchísimo" en su parto natural en el agua: http://omurtlak.bloggum.com/yazi/parto-en-agua-imagenes.html

Dolor y analgesia
Afortunadamente tengo un montón de tías, muy divertidas ellas además. Tengo mujeres en la familia de lo más diverso. Hay algunas que si se toman una aspirina ya sabes que tienes que correr a urgencias. Qué mal se debe de encontrar para llegarse a tomar una pastilla!!!! Y otras que, si se les rome una uña, antes de ir a por la lima, se toman un ibuprofeno no vaya a ser que luego les duela. Sin embargo TODAS han dado a luz con epidural.

¿Cómo es posible? La que no se toma la aspirina a no ser que haya perdido algún brazo ni se lo planteó. Firmó la anestesia mucho antes de que llegar el parto. ¿Entonces es por dolor o por miedo? Ojo, que no lo censuro. Pero me sigue pareciendo que es más miedo a lo que pase que necesidad real de evitar el dolor.

Vergüenza ajena.

Este ya fue el argumento que me cabreó. Cuando le dije al ginecólogo que llevaba mi embarazo que barajaba a dar a luz sin epidural me dijo que no, que me la pusiera que era tontería pasar dolor pudiendo evitarlo y que “tenía que oir los gritos que pegan las que lo hacen sin epidural. La última la oía desde la cafetería. Le daba vergüenza ajena”.

Conozco el sentimiento. La vergüenza ajena. Me pasa con los grititos que dan los tenistas profesionales. Qué barbaridad! Seguro que no tienen el mismo saque sin gritar como si tuvieran un orgasmo??? Pues igual no. Se acepta y punto. Son profesionales, ganan la copa Davis y las ensaladeras y todo lo que toque. Así que nadie apaga la tele ni deja de verles. Juegan así y ya está.

Pues oiga, con las parturientas lo mismo. Que gritan, que griten. Dé usted a luz y hágalo en silencio. Pero a mí, déjeme en paz.

Esto ocurre porque el número de mujeres que da a luz sin epidural es mínimo. Habría que preguntar en Alcañiz (donde los festivos no ponen epidural) qué es lo que pasa los fines de semana.

El problema para mi ginecólogo es que creo que piensa que la mujer que no se pone epidural es porque cree que no le va a doler. Y, cuando resulta que usa los grititos de tenista para pasar las contracciones, tiene pensamientos del tipo “mira, la que lo iba a aguantar”.

Pero cuando una mujer decide evitar la anestesia no es porque piense que no le va a doler. Es porque piensa que va a poder aguantar el dolor y prefiere evitar las posibles consecuencias nefastas de la analgesia.


Lo que me contaron
Yo, a todo el mundo le iba preguntando. ¿Y te dolía? Es curioso que nadie me dijo “era un dolor insoportable, creía que me iba a morir, menos mal que me la pusieron.” Sí que había muchas que me decían “me la pusieron antes de que me empezara a doler”. Así que la mayoría no sabe CUANTO duele. No tenemos referencias reales.

Dolor y gastroenteritis.
Antes de dar a luz a quien me preguntaba con verdadera curiosidad le contaba lo siguiente: “¿Conoces la gastroenteritis? Duele, ¿verdad? ¿Qué haces cuando la tienes? Te vas retorciendo (ahora me siento, ahora me levanto, me voy al baño, me tumbo en la cama, me encojo, me pongo bocabajo). Imagínate que, cuando te dé, te inmovilicen en una cama. ¿Crees que aguantarías? Entonces te pondremos la epidural. ¿Te parece sensato ponerte la epidural, con sus riesgos, para pasar una gastroenteritis?"

No, claro, es más lógico que te dejen retorcerte por tu casa y pasar la gastroenteritis así. Si puede ser con una mantita caliente, con tu pijama más cómodo y con lo que tu quieras agarrar. Lo mismito lo mismito que le dejan hacer a las parturientas en los hospitales ;-)

Lo curioso es que yo dí a luz un jueves y, el martes siguiente tuve gastroenteritis (por hablar). No me pregunteis qué soporté mejor. Creo que no recuerdo nada peor que aquel día. Claro que se unía que yo estaba con el bebé enganchado al pecho, que no me podía mover demasiado, etc… Pero os prometo que, ahora mismo, temo más a una mayonesa en mal estado que a otro parto. ;-)



Libertad de elección

Como me he alargado mucho dejo para el siguiente post como fué el dolor de mi parto. Pero, para mi, la conclusión después de mi embarazo y mi parto es que las mujeres tenemos que atrevernos a descubrir nuestro cuerpo. No sólo en la vida diaria, en la sexualidad, etc,.. también en el parto. Veamos y sintamos qué nos dice nuestro cuerpo.

Otro factor muy importante es conocer qué va a pasar. Por ejemplo saber que hay contracciones puntuales más fuertes que otras hace que, cuando llegue una no pensemos que el resto del parto va a ser así. O cuando tengamos el sentimiento de "me voy a partir"
saber que no, que ninguna se ha partido. ;-). Esto ayuda a perder el miedo y tener ganas de vivir el parto.

Por último, la libertad. Poderse sentir libre de optar por una u otra opción. Hoy en día son muchas las presiones antes del parto y durante el parto para ponerse la epidural. Lo digo por experiencia. Hay algunas al revés. Pero reconozcamos que muy pocos casos.

Y sobre todo, sentirse libre de cambiar de opinión. El parto es de cada madre y cada madre debe decidir por sí misma como lo quiere. Y cambiar de opinión y varias veces, si hace falta.

5 comentarios:

Virginia dijo...

A mi me dan vergüenza ajena aquella gente que opina sobre la epidural y el parto sin ni siquiera tener útero.

Y aquellas que dicen que no quieren hacer el ridiculo gritando en el parto pero luego lo hacen con dos copitas de mas.

POr desgracia, mi primer parto fue con epidural, estando ya de 8 cm me obligaron practicamente a ponérmela porque decian que no tendría ya fuerzas para aguantar lo que quedaba.....después de 62 horas con la bolsa rota y gritando mis contracciones en casa...¿no iba a aguantar 2cm mas?

runescape power leveling dijo...

Very good!

Anónimo dijo...

Me parece muy curioso este blog, yo soy de zaragoza pero vivo en Italia, aqui fuera de las ciudades mas grandes (bolonia, Milan, etc) no existe la epidural, no te la aplican porque no pueden permitirse un equipo de anestesistas. el parto es natural a la fuerza, quieras o no quieras. Y eso si que es motivo de preocupacion. Que en España por pedir un parto natural el medico te tome el pelo es un paseo comparado a la seguridad de que si te duele mucho, si eres de esas que esta en el porcentaje de mujeres que tienen un limite de dolor muy bajo, te aguantas, 12 horas gritando. esta muy bien el rollo natural, cuando sabes que en realidad siempre tienes una posibilidad para salvarte. que en pleno siglo 21 me esteis defendiendo el dolor porque una se sienta mas mujer me parece una sandez, y lo dice una que va a tener que parir naturalmente por narices. Me gustaria ver a los que van de naturales en un hospital en el que no te dan la epidural porque no la tiennen, el que yo he vivido la situacion de una parturienta cogiendo por el cuello al doctor y pidiendole una cesarea, por supuesto el medico le respondio, "señora, aguante, que esto es lo natural". Venga hombre, dejemonos de estupideces.

Lorién dijo...

Estimada Anonima, te invito a leer el último post de este blog en relación a la epidural: La Visión de la epidural

Ignoro la situación en Italia aunque por lo que cuentas es como en España hasta no hace muchos años.

Si es asi, el parto sera en en posición de litotomia, con las piernas amarradas, posición que entre otras cosas incrementa el dolor. Tampoco tendras libertad de movimientos, algo que te permitiria manejar el dolor de forma natural e instintiva. Además es lo más normal que te induzcan el parto con oxitocina sintetica, algo que puede incrementar la frecuencia e intesidad de las contracciónes de parto de tal manera que la percepción del dolor llegue a ser 4 veces mayor.

En esas condiciones, estimada amiga, bendita epidural. Tu no la vas a tener disponible.

Es lo que ha pasado en españa los últimos 20 años. Mucho dolor (inducido por la medicalización del parto) y muchas mujeres sufriendolo. he ahi la razon de la mala reputación del parto.

Si pares de forma natural, tus contracciones tienen un ritmo adecuado y una intensidad mucho menor. La libertad de movimientos permite que manejes y modules las sensaciones de dolor, el ambiente intimo y el acompañamento apropiado y respetuoso permiten estar en paz en ese proceso (por contra en el hospital tienes luces intensas, ruidos, te manipulan como quieren te guste o no).

Si comprendieras (veo que no lo comprendes) en que consiste un parto natural de verdad, en tu caso te vendría muy bien, ya que no vas a disponer de epidural.

Quiza tengas suerte y no te enteres de estar de parto hasta que este este muy avanzado y llegues en dilatación casi completa. En este caso no les da tiempo a "enchufarte" nada. Te deseo un parto asi, donde tu dolor sea tan llevadero que lo vivas como una molestia menstrual y que llegues al hospital para el final. Entonces tu vivencia sera lo mas cercana posible al parto natural y te darás cuenta de que las mujeres tenies el cuerpo preparado para parir, y no necesitáis ser sometidas a unas rutinas que os ponen en una posición de indefensión.

Todo suponiendo que no haya problemas. Por que has de saber dos cosas:
a) Pensamos que la epidural debe estar disponibles para aquellas mujeres que la quieran y para los casos medicos en que sea recomendable.
b) No estamos en contra de la medicalización del parto si esta es necesaria, solo de la medicalización rutinaria que trata a las mujeres como un objeto sin capacidad de elección, en caso de un embarazo y parto normal y sin complicaciones.

Un abrazo

Walewska dijo...

Yo me he puesto la epidural en los dos partos y volvería a hacerlo. Probablemente en mi caso fue por miedo porque mi primer parto duró seis horas desde que noté la primera contracción y en el segundo desde que llegué al hospital hasta que parí pasó 1 hora. Y lo mejor, es que ni siquiera era consciente estar de parto esta segunda vez, fui más que nada por si acaso. un poco más y la pierdo por el camino. Tengo suerte; mis partos no los percibo como especialmente dolorosos, probablemente porque he tenido unas reglas de aúpa y para mí ese dolor es bastante peor. Sobre todo porque es mucho más constante y no tiene un final tan feliz.
Me he puesto la epidural porque para mí no era necesario tener esas sensaciones que algunos comentan. Para mí, sencillamente, no era importante. En el segundo parto la analgesia comenzó a hacerme efecto justo en el expulsivo, así que puedo decir que he vivido los dolores del parto prácticamente íntegros. Y sinceramente, para mí, es indiferente, ni me siento más unida a mi hija, ni tengo sensación de haber vivido más experiencia.
Yo sí que creo que en esta vida cada uno tiene que hacer lo que quiera. Y a mí me parece tan respetable el que quiere parir con epidural como el que no. Yo he elegido ponérmela, pero me parece igualmente respetable la que no quiere. No me llevo las manos a la cabeza en absoluto. Creo que tiene que ser una cosa electiva.
De todas maneras, sí que coincido en que mientras se obligue a las mujeres a dilatar tumbadas, va a ser un poco inevitable. Para mí, lo fundamental es cambiar eso, porque si no, el dolor sí que es horroroso. En mi primer parto, que me dolió bastante más que el segundo, pude sobrellevarlo bastante bien hasta el momento de ir al hospital porque estaba en la postura que me daba la gana. Bueno, en la postura y en el sitio, porque me pasé dilatando todo el rato en el váter. Por eso el rato de hospital fue tan llevadero, porque lo gordo me lo traía de casa. Es insufrible estar tumbada porque duele de la muerte, mientras que si estás a tu rollo, la cosa parece otra.