martes, 19 de octubre de 2010

Mujer vs. Vaca

Provocador, conflictivo, partidista, y desinformador, son las calificaciones que suscita el articulo "Madre o Vaca" publicado en el Magacine El Mundo, de 17 de Octubre de 2010, en numerosos blogs sobre crianza.

Quien quiera conocer el contenido de este articulo, puede leer alguno de los blogs que cito, u otros muchos que se han hecho eco del tema.

Además, otra reacción es la aparición en facebook del grupo: Me indigna que "el Mundo" haga este ataque a la lactancia materna.


Sin embargo, para no centrarme esta vez en el contenido del articulo (largo análisis del que se puede extrapolar la situación social que vivimos hoy en día, para el que recomiendo el enlace al post de Bebes y Mas), me quiero centrar en la imagen, que a todas luces intenta provocar y polemizar.

En primer lugar lo que quiero destacar es un hecho, si le quitamos la pintura y los cuernos a la mujer de la ilustración, y la expresión de vaca (mirada indiferente al frente), tendríamos una expresión tiernisima y maternal de la lactancia humana.

Si cogemos los adornos (pintura de vaca, cuernos, y la expresión indiferente y embobada), y pensamos en ello, veremos:
  1. Si llamas vaca a una mujer, ¿es despectivo? (vaca = gorda en términos despectivos )Si. Obviamente, le estas queriendo llamar gorda de forma despectiva.
  2. Si muestras una mujer con cuernos, o le dices que los tiene, obviamente estas tratando de insinuar que su pareja le es infiel. Otra muestra despectiva. Además de reafirmar lo de vaca. Sutilezas de la manipulación periodística.
  3. La expresión de una vaca al amamantar puede mostrar tal indiferencia, porque para ella es natural, y simplemente no piensa en si debe dar de mamar o no, lo hace y punto. así que la expresión en cara de la mujer, le quita la cualidad humana. Una madre que amamanta, sonríe, disfruta, mira enamorada a su bebe que le corresponde.
Desafortunadamente para la intención del articulo, su imagen no ofende a las mujeres que eligen una lactancia natural (ofende la intención). Se sienten mamíferas ...., bueno, claro, es que el ser humano es mamiíero, tiene glándulas mamarias para ejercer su función, amamantar a sus crías, el bebe humano.

La similitudes están ahí. Mamíferas, dan lo mejor de ellas mismas a sus crías, su leche, su cariño su ternura, su contacto, su amor y su cariño. ¿Por que iban a ofenderse?

Desgraciadamente para los autores del articulo las diferencias juegan en su contra:

La leche de un mamífero es buena para las crias de su especie, la de la vaca para los terneros, la de la mujer para los bebes, no es una comparación entre leches, cada especie tiene la leche optima para sus crías.

Así que intentar comparar a la mujer con una vaca, desde el punto de vista de lo que ofrece la leche de vaca, es contraproducente si pretendes ofender. Si alimentáramos a un bebe con leche de vaca en menos de 2 semanas el niño se muere. Por eso las leches de formula, se basan en leche de vaca, convenientemente alteradas para evitar problemas y rebajadas, -demasiado calcio y demasiada caseina entre otras cosas-).

Las leches de formula son un sucedaneo, ya jamas podrán superar ni de lejos a la leche humana. Están para casos en que las mujeres "no pueden" o no quieren dar pecho.

Claro que "no poder" es un problema social, de falta de apoyo, y de falsas creencias medicas. Si se da a luz, aun por cesárea, siempre se puede. La la evidencia científica pero sobre todo las experiencias de relactación así lo demuestran.

De hecho este es uno de las grandes falacias del articulo, las mujeres que "no pueden"; no pueden, no porque tengan un problema físico o fisiológico, sino porque las están convenciendo desde fuera, o bien se las presiona para que den a toda costa, en este caso las vivencias del articulo son reales, aunque la presión social también se da a la inversa, sobre mujeres que dan el pecho, y sino aqui tienen el articulo objeto de este post mio. Violencia por un lado o por el otro, pero la mujer es la que pierde siempre, por intentar ser sometidas a criterios de terceros.

Si las dificultades con la lactancia se abordan con apoyo, respeto, cariño y comprensión, la mujer que puede. Si se siente obligada o presionada, no pude. El gran problema es que se proyecta culpa sobre ella, se la convence de que la causa de que "no pueda" es ella. Esa es la verdadera culpa que queda enterrada en lo profundo, y que sale a flote gracias a artículos como el del suplemento del mundo.

Vivimos en el mundo de lo artificial, lo artificial es mejor, mejor que lo natural. Realmente el problema se reduce a que paulatinamente rechazamos lo natural. Hasta el punto de que ser un animal se convierte en algo despectivo.

Realmente lo que hacemos es renunciar a una parte de nosotros. Nuestra parte animal, el cerebro mamífero (limbico) responsable de nuestras emociones, del amor, del odio, de la tristeza, de la alergia, del miedo, de nuestra capacidad de amar, o nuestra capacidad de emocionarse, ser afectivos y cariñosos. Nuestro cerebro racional humano (el neo-cortex), se encarga de lo lógico y racional.

Pero la evolución no nos ha desprovisto del cerebro reptil (instintos de supervivencia) y del mamífero (cerebro emocional), que son imprescindibles. Solo añade una capa más, que dota de flexibilidad, de libre albedrio, que no elimina los condicionantes instintivos, sino que los complementa; de este modo podemos tomar decisiones, incluso en nuestra contra, en contra de nuestro instinto de supervivencia o de nuestras emociones y sentimientos. Ahí está para bién o para mal, permitiéndonos adaptarnos a nuestra sociedad.

Esta sociedad niega nuestra parte animal y por eso se "nos va tanto la olla", ansiedad, depresión, estrés, son enfermedades sociales derivadas de no aceptar nuestra parte animal, y al no hacerlo, paradogicamente se produce mas conductas animales (de las consideramos negativas), agresión, violencia, falta de comunicación, ...

En vez de respetarnos, nos atacamos "como alimañas" (las vacas no lo hacen). Cuando una persona se desmarca como diferente y busca recuperar su esencia natural a pesar de la violencia que pretende controlar y normalizar lo artificial, es sometida a la violencia de este articulo "Madres Vaca", de la misma manera que la mujer del articulo, que es presionada a dar el pecho, porque prima más el objetivo técnico (artificial) que lo emocional (el cuidado a la mujer a sus procesos, emociones, deseos y necesidades).

Al ser sometida a lo artificial, y pasar a formar parte de lo "normal", pasa a formar parte de la violencia hacia aquellas personas que optan por la opción natural porque han tenido la suerte de hacer lo que querían en vez de lo que esperaban otros.

Así nos someten, la masa intenta que seas "normal" y si no, ... violencia.

Así que mujeres, las que dais y las que no dais pecho, no perdáis tiempo en enfrentamientos entre vosotras, aceptad vuestras circunstancias, sed conscientes de que no sois culpables, sino manipulables (como todos lo somos), y tomad partido para hacer lo que realmente queráis, mejor dicho sintais, sin que nadie os tenga que imponer nada.

En cuanto al sentimiento de culpa, todos arrastramos culpas, algunas reales, la mayoría inducidas, falsas. Curaos de eso. Trataos con respeto y no caigamos en las guerra tan propias del ser humano no animal, que mata por ambición y poder, que hace guerras y tortura. Un animal no hace eso, una vaca no hace eso.

  • Si quieres quejarte contra esté articulo de "el Mundo" recojo dos iniciativas:
  1. Una mamá de Tres Cantos, licencia y doctora en Farmacia ha escrito una carta a "El Mundo" como respuesta a su reportaje del pasado domingo. Está recogiendo firmas para enviarle todo a dicho periódico. (http://www.mundoylactancia.blogspot.com/)
  2. Quien quiera puede presentar una queja formal en el observatorio de la imagen de las mujeres: http://tinyurl.com/2v4ot8n