jueves, 16 de julio de 2009

Parto Normal: Del intervencionismo innecesario al respeto imprescindible

Según la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) el parto normal es el que se desencadena de forma espontanea entre la semana 37 y 42 de gestación.

Esto no dice mucho sobre el proceso del parto. Los partos considerados normales en esta sociedad incluyen una medicalización rutinaria del proceso, para controlarlo (no me refiero a supervisarlo, si no a intervenirlo), mediante estimulación / inducción, usando oxitocina, requiriendo sueros, vias, monitorización continua, analgesia, etc...

Lo que los partidarios de parto natural y respetado consideramos, es que un parto normal no debe estar medicalizado por rutina, si no que se debe dejar las manipulaciones y medicalizaciones para aquellos casos en los que el proceso natural se desvia de lo normal o bién, bajo petición de la madre (en cosas como la aplicación da analgesia epidural).

Para nosotros el parto normal deberia (actualmente no es así) empezar con una información previa durante el embarazo a la madre y con una adecuada preparación al parto, centrada en explicar como ocurre el proceso de forma natural, y como se interviene en caso de existir complicaciones, asi como las distintas opciones de manejo del dolor, incluyendo información sobre las contraindicaciones y posibles efectos adversos de las mismas.

Despues deberian conocerse las preferencias de la madre en cuanto al parto y hacerla protagonista y por lo tanto participe de su parto y no ser relegada a la posición de "espectador pasivo" de su propio proceso. Proceso de crucial importancia es su vida y la de su bébe.

Partiendo de madres adecuadamente informadas, y profesionales dispuestos a propiciarle una experiencia lo más natural posible dentro de sus preferencias., se le propiciaria a la madre un ambiente de intimidad, relajación y penumbra adecuados para el desarrollo natural del parto, con el mínimo personal necesario para evitar distraerla y sacarla de su proceso, con la máxima movilidad, para que con sus movimientos y cambios de posición, pueda guiar el proceso de forma segura y menos dolorosa, ... Estoy hablando de lo que conocemos como parto respetado.

En su lugar, a pesar de los cambios que estan surgiendo en muchos hospitales españoles, impulsados por la Estrategia Nacional Para la Atención al Parto normal, del ministerio; seguimos teniendo "partos normales" donde:
  • la mujer NO es protagonista de su parto, si no manejada por otros actores y no tiene mucho que decir al respecto
  • la mujer es inmovilizada en posición inadecuada para el desarrollo del parto, impidiendo su movilidad que lo facilitaría y permitiría disminuir el dolor.
  • la mujer es rodeada, en muchos casos, por mucho personal, expuesta a luces intensas (los médicos necesitan ver), y con ruidos a su alrededor, todo ello dificultando una vivencia gratificante y un desarrollo adecuado del parto.
La mayoría de los partos son así, y así se piensa que deben ser, por lo que son considerados partos normales. Sin embargo la OMS y la propia estrategia nacional ya han indicado (la OMS desde 1985) que hay muchas cosas que cambiar para normalizar un parto de bajo riesgo.

Reflejo de ello son los cambios que han sucedido en muchos hospitales, y los que estan sucediendo en otros.

En articulos previos he hablado del plan de parto de Servet y de los cambios que esta propiciando el Clincio a traves del programa MAI-Madre.

Entre las informaciónes que por fin los medicos estan proporcinando de forma pública, se encuentra esta extraida de la Web del Maternidad del Miguel Servet:

"La aparición de alguna de estas complicaciones obliga a finalizar o acortar el parto de inmediato, siendo necesaria la práctica de una intervención obstétrica (cesárea o extracción vaginal del feto, instrumentado con ventosa, espátulas o fórceps), con el propósito de salvaguardar la vida y la salud de la madre y/o del feto. Estas intervenciones llevan implícitos, tanto por la propia técnica como por la situación vital materno-fetal, algunos riesgos, efectos secundarios y complicaciones que pueden requerir tratamientos complementarios." (ver. fuente)

Ya es más dificil que nos hablen de los efectos adversos de la anestesia epidural, ya que tienden a "vender" las maravillas esta, pero no decir nada de los problemas que puede ocasionar. Y como he dicho otras veces consideramos la analgesia epidural como una herramienta importante que deben disponer las madres QUE LO DESEEN y en casos en los que estaria indicada por el proceso. Pero se debe partir de una información completa.

La Estrategia Nacional para la Atención al parto normal reconoce que el uso de analgesia epidural aumenta el riesgo de partos instrumentales, algo que la OMS decia ya en 1985. Además la propia SEGO, en un documento de consenso sobre lactancia natural advierte que se observa máyor indice de fracaso de lactancia materna con analgesia epidural en el parto.

En estas circunstancia un parto normal implica medicalización, sometimiento de la madre a todos los procesos medicos sin posibilidad de elección y sin estar adecuadamente informada, epidural por elección desinformada (yo no lo considero elección real, por la falta de información y por estar motivada en el miedo, en este caso al dolor), y en muchos casos las consecuencias de esta medicalización.

En estas circunstancias los "partos normales" , derivan en partos instrumentales, que también se consideran"normales".

Así que cualquier mujer que pare por via vaginal, con o sin instrumental, con o sin medicalización, se dice que ha tenido un ¡¡parto natural!!

Realmente han tenido un parto vaginal, pero el parto natural implica la ausencia completa de medicalización, incluyendo epidural, y un total respeto al proceso natural del parto, favoreciendo el ambiente apropiado (intimidad, relajación, penumbra, acompañamiento adecuado), libertad de movimientos y ningun intervencionismo.

Esto no implica que se deba pasar de un modelo de parto intevenido a un natural. Si no de un modelo de parto intervenido a uno de parto respetado, donde las preferencias de la madre son lo importante, incluyendo la epidural.

Partiendo de esta idea un parto natural seria una opción dentro de lo que si creo que hay que llegara a considerar parto normal: un parto respetado.