jueves, 31 de mayo de 2012

Diario de AC. Preliminares

Mi hijo aún no tiene 6 meses y ya recibo presiones para empezar a alimentarle con algo más que leche materna. Afortunadamente, es sólo por parte del ámbito familiar ya que el pediatra, pro lactancia materna, considera que hay que respetar los seis meses exclusicos de lactancia.

Pero sí que, como ha empezado la temporada de manzanas, si me ha pillado el momento comiendo una manzana le he ofrecido un trozo para chupar. Los ha chupado con gusto. Pero, si he rallado algo de manzana para ofrecérsela, la ha escupido.
Esto me ha recordado lo que pasé con mi hijo mayor que estuve "ofreciéndole" patata, manzana y puede que alguna cosa más hasta pasados los ocho meses. Y no aceptaba nada. Yo me recuerdo tranquila pero también recuerdo lo dispuesta que estaba toda la gente a explicarme cómo debía ofrecerle la comida: manzana asada o cocida, patata frita o cocida, buscar la variedad dulce de patata, las papillas de farmacia, etc,...

 La realidad es que el mayor, cuando llegó a los 9 meses, aceptó con gusto un plátano y se comió, en una sentada, casi uno entero y porque yo no le dejé que lo comiera entero. Luego hicimos un viaje en coche de una hora y vomitó. Así que nunca supe si fué porque fué demasiado plátano o porque se mareó.

Lo gracioso es que yo, que he repetido mil veces la frase "tranquila, el mío hasta los 9 meses no aceptó comida", no estoy tan tranquila. Cosas de madres...