miércoles, 22 de junio de 2011

Concentración de apoyo a habiba 24 de junio, convocatoria


Hola,

hace 25 días, el IMMF separó A Habiba de su hija de 15 meses. A pesar de las protestas crecientes
y del apoyo de númerosas personas (entre los cuales médicos, psiquiatras...)
madre e hija siguen separadas.
Si aún no te has enterado de esta horrible noticia puedes leer el resumen del caso más abajo de este correo.
Si tu corazón se ve afectado, únete!!!

CONCENTRACIÓN DE APOYO A HABIBA Y ALMA
VIERNES 24 DE JUNIO, 19H
PLAZA DE ESPAÑA, ZGZ

Ven vestid@ de negro, y trae una vela blanca.

En otras ciudades también se están reuniendo.

Si no puedes acudir pero te apetece echar una mano, puedes imprimir la octavilla y repartirla alrededor tuyo.
El caso de Habiba no es un caso aíslado. Tenemos que luchar para que las cosas cambien!

Muchas gracias por tu apoyo.
Tod@s somos Habiba.






Caso Habiba y Alma

El IMMF (Instituto Madrileño del Menor y la Familia) castiga a una madre por ama-mantar a su hija de 15 meses

.Habiba es una joven madre de una niña de quince meses, a la que sigue amamantando. De origen marroquí y con unas circunstancias socioeconómicas adversas, hace cuatro meses aceptó vivir en una residencia para madres jóvenes de la Comunidad de Madrid, junto con su hija, con la esperanza de que así sería todo más sencillo.
Hace 25 días el Instituto Madrileño del Menor y la Fami-lia (IMMF) decidió separar a la niña de la madre por no cumplir con los objetivos de una programa de psicoterapia y "habilidades maternales" que implica abandonar la lactancia materna a demanda y prolongada por considerarla "caótica" y "perjudicial para los niños y niñas". Con estas consideraciones, todas carentes de base científica y legal, se obliga a las madres lactantes a tomar una medicación para que se le vaya retirando la leche.
Según la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna debe ser a demanda y puede prolongarse tanto como madre e hijo deseen. No se ha seguido procedimiento legal alguno para separar a esta madre de su hija, ni se ha permitido a la madre despedirse ni se le ha dicho a don-de iría laniña, produciendo a ambas una grave indefensión.
A Habiba se le echó del centro a la calle en el mismo mo-mento en el que se llevaron a su hija, diciéndole que ella ya no tenía plaza en ese lugar pues es un recurso para ma-dres e hijos y ella ya no tiene hija. Una Fundación de ayuda humanitaria ha decidido amparar a esta madre dotándole de alojamiento y manutención, así como de apoyo jurídico.
Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Por todo ello os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del De-fensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y ha-gáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madri-leño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.