martes, 8 de marzo de 2011

Mi visión

Mi visión es una más, una de tantas. Quizá se haya distinguido en cierta "exagerada" implicación en la crianza.

A veces, sobre esto, se me ha hablado con cierta admiración y el comentario de "que suerte, ojala mi pareja fuera así" - grave error-, primero porque hay muchos padres implicados y segundo porque "demasiada implicación" conlleva sus desventajas, familiares y personales. Es por ello que en segunda instancia algunas de mis amigas han visto mi otro lado, por fortuna para mi: no tengo madera de ídolo, en ninguna de sus formas.

A veces bromeo diciendo que necesito recuperar mis antiguos niveles de testosterona y que tanta hormona femenina me separa de mi yo autentico. Pero es algo más profundo.

Escribo este blog desde hace 3 años - concretamente el 1 de Febrero de 2008 - y no lo hice por altruismo ni por ayudar, ni por dar una visión, ... he pensado mucho en ello, lo hice por NECESIDAD PERSONAL.

Si, necesitaba escribir de esto, y ya entiendo por que, ... y lo entiendo ahora que empiezo a dejar de necesitar hacerlo.

Este blog ha sido un proceso personal, de crecimiento, de maduración, de aprendizaje. Realmente, aunque no lo supiera antes, no esta escrito para otras personas, esta escrito para mi. Y ya ha cumplido su función. Quien lo haya seguido se habrá podido dar cuenta de la cantidad de artículos y la "profundidad" de su contenido al principio, con respecto a las últimas épocas. Pues bien, esto NO es síntoma de ser menos profundo, sino, por el contrario de serlo más.

Conforme daba salida externa a mi necesidad creaba hueco para interiorizar mis cambios, permitiendo la entrada de nuevas experiencias, conductas, relaciones conmigo mismo, y de una mayor serenidad y profundidad interior, de esa que no se puede contar, solo vivir. Y ahora me siento mucho mejor. Ha sido un verdadero proceso de curación.

No se si podéis entenderme, pero la verdad es que no me importa (que nadie se ofenda, lo digo no desde la indiferencia despectiva, sino desde la tranquila convicción de que da igual). Algunas personas sonreirán y se olvidarán al poco de leer esto, otras pensarán que vaya disertación tan extraña, y otras quizá le den vueltas y vueltas. Da igual. Cada cual tiene su proceso y es el que debe ser en cada caso.

La crianza y la educación de los hijos es un camino personal, tal y como lo veo ahora, no se hace pensando "en los hijos", se hace sin pensar (con la cabeza), se hace sintiendo (con el corazón), y se hace hacia uno mismo. Es entonces cuando todo fluye y los hijos "se crían solos".

Hay muchas formas de criar y educar. Con teta o sin ella, con gritos y agobios, o con tranquilidad, con expectativas frustantes o pasotismo absoluto, con tranquilidad o sosiego. Si es tu forma, está bien. En serio.

Ceder al sistema o luchar contra el no son los únicos caminos, porque el camino no es el que trazas para ellos, es el que trazas para ti; única forma de que ellos tracen el suyo propio. Harán con su vida lo que les salga de dentro y gran parte proviene de ti, de su padre, de su madre (y de todas y cada una de las personas con las que se cruzan en la vida). No caben reproches, en parte son como tu (que les podemos reprochar), en parte son distintos y únicos (aun cabe menos reproche a quien es autentico).

¿ Vives tranquilo /a ? ¿Disfrutas de la vida? ¿estas cansado /a, agobiado/a, frustrado /a ?. Todo esto puede ser común al que colecha con sus hijos como al que no. A que lleva a sus hijos a un colegio religioso o al que opta por educar en casa. Porque no es el camino QUE tomas lo que marca la diferencia, es COMO tomas el camino, con que actitud.

Un/a niño /a tiene un enorme potencial. Y la capacidad de hacerlo emerger. No podemos creer que esto dependerá de este o aquel estilo de crianza o de este o aquel estilo de educar. Si no, no somos coherentes, sino realmente no creemos en lo que hacemos.

En este mundo de la crianza con apego o la educación libre, muchos partimos del sufrimiento, y rechazamos parte de lo que hay en la sociedad por ello, y en este camino se pueden crear grandes cosas y trazar nuevos caminos, .... o no. En el camino uno puede instalarse en el rechazo y el sufrimiento y la búsqueda de ideales, o bien puede dejarse llevar, no por los demás, si no por el aprendizaje que supone abrir tu corazón a TODO lo que te rodea y a TODOS los que te rodean. Pero lo importante es el camino, la evolución el cambio, y no el instalarse un sitio "cómodo" (y para algunos lo cómodo es lo que hay, y para otros lo alternativo)

Estoy en el camino, me queda mucho por recorrer, pero me he librado de la necesidad de hacer o escribir o cambiar o compartir y ahora puedo hacer, escribir, cambiar y compartir por el propio disfrute de hacerlo, sin expectativas. Al menos en lo que a crianza se refiere.

En el camino educativo estoy empezando, pero ya con otra serenidad. He ido y he vuelto, he visto extremismo y la coherencia en los dos polos y se que no debo alcanzar EL equilibrio, sino MI equilibrio. Haber desarrollado e integrado esta vivencia en mi me permite ser mejor, vivir mejor, y como efecto colateral criar y educar mejor.

Gracias a todos y todas las que me habéis acompañado en este viaje. Sin nombres. Vosotros, vosotras, ya sabéis quienes sois. ... y si dudas ... escribir un blog es solo una forma de alcanzar tu equilibrio entre muchas otras que puedes elegir ;-)

Sergio

3 comentarios:

Mª Pilar dijo...

Al final todos vamos a necesitar un blog...
Me alegro un montón que te estés descubriendo.

Lorién dijo...

Gracias, y como digo un "blog" pueden ser muchas cosas. Gracias por estar ahi.

Estefania dijo...

Enhorabuena por ese espaldarazo de crecimiento personal. Disfrútalo!