domingo, 30 de marzo de 2008

El parto de Myriam y su su hijo Samuel

EL NACIMIENTO DE SAMUEL (MI PARTO GOZOSO)

Hola soy Myriam y este es el relato de mi parto gozoso, expresión que escuche por primera vez este año en una charla de Vía Láctea y que tan poco se oye y respeta. (Se ve que si no lo vives como un sufrimiento no sabes parir o es que no te ha dolido lo suficiente ¿?)

Llevaba ya varios días con contracciones no dolorosas pero muy continuas y con dolor de regla, para mi todo soportable, me preocupaba que Samuel estuviera bien ahí dentro porque notaba como se quedaba atrapadillo.

El martes por la mañana expulse el tapón mucoso, Jorge y yo supercontentos el momento de verle ya se acercaba, que emoción. Teníamos todo preparado para parir en casa tranquilitos y a gustito, llamé a Raquel mi matrona y le dije, me dijo que estuviera tranquilita, Así hice y el jueves nos fuimos a Aldama andando, otra vez manché. En clase de preparación al parto yo ya me notaba el cuerpo muy sensual (ahora entiendo que el parto forma parte de la vida sexual de la mujer) y la clase teórica fue de la rotura de bolsa.....

Es 31 de enero y Jorge me dice que Samuel será de febrero como el padre, pues por los pelos! (Mi FPP era para el 17 de febrero).

A las 00:45 estábamos dormidos en el sofá y AY! rompí la bolsa, que nervios! Yo que si eran aguas claras y Jorge que teñidas, bendita clase de Aldama, si rompes la bolsa y son teñidas pitando pal hospital, y así fue. Tras llamar a la matrona (“cariño lo siento pero iros al hospital”) y a mi doula (“¡¿Conchiiiii como hago para ponerme de parto!?” “Si quieres te pincho” “Creo que se me empiezan a dormir las piernas...”), casi me da un yuyu solo de pensar en el hospital y me acordé de unas palabras que se me quedaron en el corazón “Será Samuel el que decida como nacer”, mil gracias Blanca, y salió toda la fuerza que necesitaba en ese momento.

Nos costo una hora salir de casa, no teníamos nada preparado, eso si, ese día Jorge trajo a casa la silla de partos, jeje. Y ya empezaron las contracciones. (Esa semana íbamos a llevar el plan de parto por si acabábamos allí, pero se adelantó tanto...)

A las 02:00 llegamos al hospital Miguel Servet, contracciones cada tres min. Hacemos el ingreso, yo moviéndome apoyada en la pared y nos recibe una mujer que supongo era la auxiliar de la “superginecóloga”, me dice que lo estoy haciendo muy bien y nos lleva ante la “superginecóloga”, le dice que queremos un parto natural sin nosotros haberle dicho nada. No pude tener mas suerte pues era una jovencilla, supongo que residente, que no tenía ni idea. Le decimos que he roto la bolsa y que tengo contracciones. Bien, me hace un tacto (que cosa tan horrorosa) y dice que estoy de 2 cm y el cuello borrado, que no he roto la bolsa, nos pasa a las embarazadas que nos orinamos encima (en realidad si que fue una fisura y es bastante diferente la orina del liquido amniótico) y que las aguas están limpias. Claro yo le digo que entonces me voy a casa a dilatar, y me dice que tranquila que me dará la opción de elegir pero que vamos a hacer un test basal, por si acaso.

Ala pues, túmbate aquí media hora. Yo calculé unas 10 contracciones y a casita, tuve dos que podía respirar profundamente entre una y otra pero luego fueron a saco seguidas. Solo pensaba en Samuel y miraba en el monitor el ritmo del corazón de mi niño, todo bien, siempre que podía respiraba hondo para mandarle oxigeno. Desde luego que es lo peor que te pueden hacer lo de tumbarte, parecía la niña del exorcista, jeje, pero como estaba sola hacía lo que mi cuerpo mandaba. Y de aquí vuelta a la sala de espera que estaba ahora llenita de gente, así que me metí en el baño y seguí con mi trabajo de parto.

La verdad es que estos momentos los recuerdo con mucha emoción, orgullo de mi misma, de Jorge, de placer, de sexualidad, de dolor placentero..... y Samuel abriéndose camino, uffff que sensación más preciosa.

El cuerpo se colocaba solo, las piernas se me abrían, toda yo me abría y de dentro de mi salía un quejido totalmente animal. Habían empezado los pujos, esto me lo dijo después la matrona, yo en aquel momento pensé en que 12 horas así yo no aguantaba, que me pusieran epidural y todo lo que quisieran, yo pensaba que no tenía todavía ni 5 cm, jeje

Total que Jorge como un estoico al otro lado de la puerta sin dejar entrar a nadie y escuchando comentarios del tipo “si fuera mi mujer ya habría llamado al médico”, mil gracias por no hacerlo y confiar en mi. Yo ya no podía ni abrir la puerta, al final no se como la abrí y entró Jorge, me sujetaba y estaba delante de mí tan entero, tan fuerte. Después vino la auxiliar y como pudo me saco del baño, recuerdo su mirada de apoyo, es increíble, una mirada basta para darte fuerzas. Y otra vez a la “superginecóloga” que se puso a mirar las graficas del test basal, diciéndole a Jorge que no había dinámica de parto. Va y me dice “Myriam, COMPORTATE” a lo que yo respondo “QUE ME CAGOOOOOOOO!!!!!!!” Yo hablando así a un medico, increíble, la verdad es que no me infundió ningún respeto. Bueno te voy a hacer un tacto por si acaso, y yo pensando “¡si solo tienes que mirarme a la cara, como se nota que no has parido!” “ Estas de 8cm, a dilatación, quieres epidural?” NO! (pensamiento: déjame parir en paz!), en realidad la matrona me dijo que por lo que le conté ya estaba en dilatación completa.

Pues eso, me asoman a la sala de dilatación (muy bonita la habitación jeje) y directamente al paritorio. En dos pujos a las 04:05 salió Samuel, tuve una suerte increíble pues no me pudieron hacer nada, bueno de la episio no me libré, y las aguas fueron teñidas. Les dije que no cortaran tan pronto el cordón y me respondió la matrona que me dejara de tonterías. Otro pujo y la placenta, que ni la vi. Era un equipo de la antigua usanza, mientras me cosía la matrona fardaba de que ella hacía partos muy limpios, sin mucha sangre ¿? Lo más doloroso fue que no lo pusieron encima de mí, Jorge me acerco a Samuel y le pude besar la carita. Se lo llevaron a hacerle un lavado gástrico, fueron los 45 min más largos de mi vida. Me lo trajeron a la sala del despertar y se enchufo a la teta desde el primer momento. Por cierto que Jorge entró porque la puerta se entreabrió y vio la cabecita, uno del equipo le dijo que no podía estar allí, salió y al medio minuto le dijeron que entrara, menuda prepotencia pues no había ninguna razón por la que no pudiera estar allí.

De todo mi parto lo que mas recuerdo es la sensación de que Samuel hacía todo el trabajo desde dentro, yo solo era su medio para venir al mundo. De la experiencia hospitalaria saqué la conclusión de que hay gente muy amable y consciente de su trabajo con parturientas, y otras que parece que te tratan sin ningún respeto, como que no sabes lo que haces, lo que sientes. Siempre queda la esperanza de que cada vez sean más de las primeras.

El trato en la planta 5ª para mi fue bueno, a no ser porque de vez en cuando se me lo llevaron y eso me angustiaba mucho, pedimos el alta voluntaria para irnos cuanto antes pero la pediatra nos dijo que esperáramos porque yo había parido sin antibióticos y tenía positivo en estreptococo.

Había una auxiliar que me enseño mi calostro, otra entró y nos dijo que “muy bien los bebes con sus mamas en la cama”. Yo ya no me quité a Samuel de encima en todo el rato.

No se los nombres de estas personas pero les estoy profundamente agradecida, sobre todo de la auxiliar de la ginecóloga, no me olvidaré de esa mirada de apoyo.

Gracias Samuel por darme este maravilloso parto, juntos conseguimos mi tan deseado parto natural.

Y ahora nuestra preciosa lactancia...

12 comentarios:

oko dijo...

Enhorabuena Myriam!!!

Ahora a disfrutar de tu pequenín.

Menos mal que no había dinámica de parto, jejeje.

oko

Amanda dijo...

Es genial "escuchar" de nuevo tu historia y la de Samuel... y la del estoico Jorge. Gracias por compartirla.

Besos a los tres.

Anónimo dijo...

Bueno disfruta de tu parto "gozoso", algo solo al alcance de unos pocos mortales, segun veo...

Eso si, puntualizar que no creo que a nadie le guste sufrir al dar a luz, salvo a las masoquistas, te lo aseguro...

Pobre Samuel, la que le espera....menos mal que no se le ocurrió llevarle la contraria a su madre y ponerse de nalgas, a lo peor si le tienen que hacer una cesarea a su madre, esta lo repudia... .

En algunos paises si que se da a luz en casa, pero o hay una ambulancia en la puerta o desgraciadamente, como en muchos paises del tercer mundo, no hay alternativa...

Desde luego !que yuyu solo de pensar en un hospital!!! supongo, que en caso de que tengais que realizar una intervencion quirurgica en la familia(Dios no lo quiera) os apañareis comprando hilo y aguja en una merceria y cortando y cosiendo en la sala de estar....

En el Servet no hay “superginecólogos”, solo profesionales, aunque claro, si tienes cara de jovencilla y no te pones borde, cualquier pseudomedico bien entrenado en internet puede pensar que posiblemente seas una residente que no tiene ni idea.

De todos modos, la verdad, para acabar en el baño del Servet yo prefiero el de mi casa, que esta mas limpio y es mas facil abrir la puerta si me quedo sin fuerzas....mejor no pensar la que se hubiese montado al tirar Jorge la puerta abajo...... a lo mejor se sentia mucha más emoción, orgullo de una misma, de Jorge, de placer, de sexualidad, de dolor placentero.....

Pero que se puede esperar de un hospital, que aunque en algunos varemos medicos se considera un centro con una alta valoracion, solo dispone de equipos a la antigua usanza, con sus sierras, su cloroformo, etc.. y que fardan de no provocar muchas hemorragias...

Ademas, son unos malvados!!! seguro que le hicieron un lavado gástrico a mala idea.. Claro eso fue en venganza por encerrarse en el baño, porque lo normal alli, es lavar al bebe y llevartelo en menos de diez minutos a la sala de despertar (si todo ha ido bien, claro).... Aunque si fueron los
45 min más largos de tu vida, esperate a que Samuel tenga edad para pasar la noche fuera, te lo digo por experiencia...

Cada uno puede defender su manera de pensar y actuar, faltaria mas, aunque para ello no hace falta ridiculizar ni criticar a los demas.... no eres peor madre por haber tenido que sufrir una cesarea ni por tener que haber tenido que dar biberon a tu hijo desde el principio por no tener leche.....

En definitiva, lo importante es que el bebe llegue sano, por encima incluso de las convicciones de los padres....

pd: Espero que con tanto estoicísmo, a Samuel (por eso de la rebeldia generacional) no le de por ser un epicúreo o un cínico.....

Lorién dijo...

Para "anonimo" (lamento empezar así pero no indicas nombre o alias).

El parto gozoso puede ser un proceso al alcance de cualquiera. Lamentablemente en este pais no es fácil.

Sentir el dolor fisiologico de un parto, no es masoquismo. Es un dolor soportable y tiene su función, función que implica a la dimensión psicologica y emocional que no interesa a la inmensa mayoria de los obstetras. Un dolor que pasa y se olvida y no deja secuelas.

El dolor de verse sometido a unos procedimentos medicos agresivos, que no respentan la dimensión psiquica y sobre todo emocional de la madre, que incrementa el dolor hasta extremos tales que hace imprescindible el uso de analgesia,... el dolor de no "haber sido capaz de parir a tu hijo" (¡absurdo si!, pero es la sensación,la mayoria de las veces inconsciente, que las madres que han tenido cesareas sufren - hay un documento de consenso de SEGO que manifiesta que las mujeres que sufren cesareas estan menos dispuestas a quedarse de nuevo embarazadas), ese dolor conlleva una herida emocional bestial para la madre, y esa herida no cura nunca (sin el apoyo adecuado).

Además suele conllevar la separación del bebe y la madre, con lo que la herida emocional es aún mayor. Además el bebe sufre enormemente por la separción con su unico referente (su madre), y habitualmente conlleva una perdida de la lactancia por varios factores:

Separación
Falta de apoyo e información a la madre
Presión social

Desde luego, no es peor madre la que ha tenido un parto "no gozoso" o la que da lactancia artificial (solo faltaria).

Pero hay que ser conscientes de que estas situaciónes se podrian evitar en muchisimos casos de no ser por los protocolos rigidos y por el desconcimiento de aspectos que trascienden el ambito obstetrico o pediatrico.

Lo masoquista es pasar por una medicalización y sufrir estas consecuncias, cuando no hubiera sido necesario (que son la mayoria de las veces) y dejar las medicalizaciones para los casos en el que el proceso natural se desvia de lo normal, pero siempre con el apoyo posterior a nivel emocional, psiquico, medico y el apoyo a la lactancia natural si es el deseo de la madre.

Escribiremos algo sobre ello proximamente.


NO es necesario una ambulancia en la puerta, tan solo una matrona profesional y respetuosa que sepa si las circunstancias requieren o no un traslado hospitalario y estar a un tiempo razonable del hospital (media hora).

oko dijo...

Para anónimo.

Anónimo, estás en tu derecho de opinar lo que consideres oportuno, y así actuar en consonancia cuando te llegue el momento de decidir. Lo mismo que cualquiera de las mujeres que se informan y eligen un parto respetado.

Es el caso de Myriam, que además ha tenido la generosidad de compartir su experiencia con nosotros.

Y aunque no lo creas, Samuel es muy afortunado. Por tener una mamá que se ha informado y elegido la forma más sana de traerlo al mundo. Informarse, elegir y responsabilizarse no es algo demasiado habitual, al menos por estos lares. De lo que se desprende que Samuel tiene una mamá excepcional.

"Lo importante es que el niño llegue sano", te olvidas de que no se trata de llegar, sino de nacer y te olvidas de que la mamá debería salir igualmente sana del proceso. Sin intervenciones no sólo innecesarias, sino perjudiciales para ella y para el bebé. Y no lo digo yo, lo dice la OMS.

Tristemente, a bastantes sanitarios de esta ciudad les entra urticaria cuando oyen mencionar a la OMS, y es que la necedad humana no tiene límites.

Un poco más de información no vendría mal antes de lanzarse a hablar de lo que no se conoce. Aunque creo que estás alejado del placer epicúreo, a juzgar por el tono de tu comentario.

Sigue participando anónimo, aunque no lo creas todos podemos aprender

oko

Nerea Lopez dijo...

Hola, soy una mama primeriza de 26 años. Cuando me quede embarazada no tenia ni idea de que yo podia decidir como queria que fuese mi parto. Todas las mamas que conocia habian ido al hospital y se habian dejado hacer. Asi que cuando me hablaron de que podia presentar un plan de parto decidi hacerlo, pero no me sirvio de nada. En la ultima visita al tocologo me hicieron una fisura en la bolsa y cuando fui a urgencias del Servet, porque mojaba un poquito desde hacia 2 dias, me probocaron el parto. No me explicaron nada, no me dieron opcion a nada mas, solo me dijeron que era una inconsciente por no haber ido antes, me rompieron la bolsa sin avisar, me conectaron cables por todas partes y me hicieron como 12 tactos. Al final tras horas de gotero de oxitocina y epidural me hicieron una cesarea con anestesia general. No escuche llorar a mi hija, no pude ayudarla a nacer y tarde tres horas en conocerla. Nadie puede saber como es de grande mi dolor, no hay vez que no piense en el momento que desperte y no sienta una angustia en mi alma que no puedo explicar, ni la gente que mas me quiere y me conoce puede llegar a esa herida. Por eso pido a anonimo un respeto hacia Myrian y hacia su eleccion de dar a luz. Cuando me dijeron que el nacimiento de Nerea acabaria en cesarea, una opcion que nunca habia pasado por mi cabeza, solo queria que ella naciese bien pero que me la dejasen ver, abrazar y escuchar llorar, cosa que me prometieron antes de ponerme anestesia general y privarme de su llegada al mundo. Ninguna madre que opta por un parto mas humano dejariamos que le pasase nada malo a su bebe, pero el personal hospitalario que no entiende esto esta haciendp mucho daño a las madres.

Noelia dijo...

.

Anónimo dijo...

Enhorabuena familia!

Me alegra enormemente que hayáis vivido el nacimiento de Samuel de la forma en la que ha sucedido, con la suerte de que todo el proceso fuera bien.

Es evidente que cuando un parto no se desarrolla con normalidad los cuidados médicos especializados son esenciales y así también lo cuenta Miryam cuando dice que fue su propia matrona la que ante las aguas teñidas de la bolsa le dijo “cariño lo siento pero iros al hospital”.
Lo que no comparto con "anónimo", que al parecer es profesional médico, es ese reproche a Miryam por intentar que respetaran su deseo de tener un parto natural aunque tuviera que ser medicalizado, en muchas ocasiones a las parturientas nos tratan como a enfermas ignorantes y no nos dan más alternativa que epidural sí o epidural no. Evidentemente toda madre desea que el parto vaya bien en primer lugar para su hij@ y luego para sí misma, y aún cuando ofende a numerosos profesionales médicos que se lo digan, la propia OMS reconoce que existen ciertas prácticas médicas que se aplican indiscriminadamente a gran número de mujeres a veces más por protocolo que por necesidad (exceso de cesareas, de episotomías...).

Se trata de dar información a los futuros padres: las posibles altenativas, los beneficios los riesgos los problemas ...
¿Plan de parto? A mí jamás me dijo nadie que tuviera esa opción...

NO se trata de demonizar a la sanitarios, como parece sentirse esta persona, ni de sustituir a matronas y médicos se trata de ASISTIR a una mujer en un proceso absolutamente natural como es el parto, en ayudarla a ella y a su bebé, en evitar posibles complicaciones y en solucionarlas si surgen. Y en hacer partícipe a quienes lo son: la madre, el bebé y el padre. La profesionalidad no ha de estar reñida con el respeto.
Cierto que ojalá todas las mujeres del mundo tuvieran la posibidad de acceder a un sistema sanitario que les permitiera parir criar y vivir con salubridad, pero no hay razón alguna para criminalizar a personas que como Miryam y Jorge se deciden por un parto natural con total responsabilidad (de hecho fueron al hospital cuando su matrona lo recomendó)


Este año, en el que conozco a muchas mamás que acaban o van a serlo muy pronto (entre ellas yo misma) sólo conozco un caso entre los ocho (4 provocados) que llevo contabilizados desde enero 2008 hasta hoy en el que el parto haya ido con total normalidad (todos partos medicalizados), coincidencia o no pero algo estará fallando...
Comparto con Lorien que no se es ni mejor ni peor madre por tener un parto u otro o por optar a lactancia materna (con sus indudables beneficios) a la artificial (por la razón que sea).Como dice el refrán: obras son amores, y como la vida no es sino una carrera de fondo no es una decisión la que demuestra cuan buenos o malos padres somos.

De nuevo mi felicitación y enhorabuena a Miryam Jorge y Samuel, que la vida os dé lo mejor.

Tina

Anónimo dijo...

Perdona Myriam, he puesto constantemente tu nombre mal en mi comentario!

Tina

lua dijo...

Enhorabuena a toda la familia! Pregunté a Conchi por vosotros y etaba al tanto de cómo había ido todo.
Te doy la enhorabuena por todo el proceso vivido, pero, sobre todo, por haber dejado salir en el WC del Servet A LA MAMÍFERA QUE HAY EN TÍ.
Creo que es una experiencia que te acompañará toda la vida.

Viví vuestra misma experiencia: todo preparado en casa, especialmente nuestros cuerpos y mentes, aguas teñidas y ... corriendo al hospital. La diferencia es que estaba de expulsivo. También sentí la fuerza animal y erótica que había en mí, que me hizo conectarme a mi hija y facilitarle el camino que, sabiamente, realizó.
Coincido contigo en la valoración que haces de los profesionales: hay quien empatiza y quien se sitúa en un plano de prepotencia absoluta.
Nerea, espero que puedas curar tu herida y salir reforzada de la experiencia.
Anónimo, qué pena que no puedas vivir el gozo extremo de traer al mundo un hijo con libertad y respeto. No hay nada que se le pueda comparar.

myriam dijo...

Hasta hoy no habia vuelto a entrar a ver si me habia respondido alguien...
Anonimo me he quedado helada a leer tu respuesta,sabia que lo de un parto gozoso es dificil de entender pero no me hacia a la idea de que pudiera generar todo esto. Me entristezco porque yo trate de ser respetuosa a la hora de contar mi parto dando un toque de humor, porque si nos ponemos serios ¿que clase de profesional no se da cuenta de que tiene delante una mujer de parto siendo especialista en partos?En fin...
Muchas gracias Lorien, yo no lo podria explicar mejor. Y gracias Oko por el apoyo. Y a Tina y Lua por entenderme tambien.
Nerea te estoy enormemente agradecida por haber compartido esa experiencia tan dolorosa como testimonio de que si que hay algo que ahora mismo esta fallando, un abrazo enorme.
Y por supuesto que todas las madres somos las mejores madres del mundo para nuestro hijos ya sea a traves de un parto gozoso o
no gozoso.

Anónimo dijo...

Se que ha pasado tiempo y no se si llegará este mail, pero me gustaría decir que tu comportamiento me parece vergonzoso desde el principio hasta el final. Es una irresponsabilidad debida a la falta de información por tu parte, y es que la ignorancia es muy atrevida, es lo que te salva.
Por otro lado, que pena que hables de unos profesionales como los del Servet como "superginecóloga" y que te fies mas de lo que te dice una matrona por telefono sin verte.
Anda que el expectaculo que montariais en el baño, que verguenza, de verdad...............