viernes, 29 de febrero de 2008

Resumen: Febrero 2008

Este més hemos estrenado el Blog, y la actividad en el ha sido intensa. Empezamos a recibir colaboraciones en distintos sentidos.

Cuatro madres nos han enviado su experiencia al parto para la sección Cuentanos tu Parto.

También hemos recibido comentarios de animo y otros realcionados con temas conflictivos, especialmente en cuanto a la lactancia y las clinicas privadas, aunque en la publica tampoco la situación es optima.

En el momento actual hay 2 aspectos que me gustaria resaltar:

1. La campaña ¡Que no os separen! de la asociación EL PARTO ES NUESTRO (EPEN)
2. El debate abierto entre profesionales de toda España (fundamentalmente matronas) sobre el plan de parto

Buscamos como objetivos proximos RECIBIR MAS EXPERIENCIAS de parto. Pero atención, no tiene por que ser natural. El objetivo es despertar sensibilidades en los responsables de la salud en Zaragoza, Aragón y España. Que se den cuenta de como viven las mujeres los partos y que imaginen las consecuencias de un parto no respetado. Tambén la incorporación de nuevos autores (autoras especialmente) del blog. La recepción de comentarios, importantes para establecer debate y progresar y la vinculación de asociaciones y profesionales a nuestra iniciativa.

Como resumen os coloco los siguentes enlaces a articulos relevantes y comentarios:

Comentarios en articulos
Cuentanos tu parto (Elena y Amanda)
Documentos que influyeron en nuestra decisión (Amanda)
Matronas (Encarna y Veronica)
¡¡¡ Cuidado !!! Clinicas privadas y lactancia materna (Marisa)
La "ayudas" al pecho (Tepaida, Leo y Eva)
Enlaces Web (Piluca y Lactarea)
¡¡Empezamos!!

Agradecemos la colaboración de Elena, Amanda, Encarna, Verónica, Marisa, Tepaida, Leo y Eva, y Piluca del blog de Lactarea.

A Verónica por el relato del parto de su hija Valentina y su reflexión en ¿Por quien comienza el cambio? además de su colaboración como autora. A Celeste también por el parto de Lorién , a Amanda por el relato del parto de su hija Noa, y a Tina por el relato del parto de su hijo Jorge.

Seguiremos debatiendo e informando sobre parto natural y sobre la situación actual en la sanidad española, con el fin de conseguir partos respetados y gratificantes y promocionar la verdad sobre la medicalización del parto y el parto natural.



El equipo de ZGZ-Pro parto Natural

El parto de Tina y su hijo Jorge

Me llamo Tina , y mi primer hijo se llama Jorge.

Estoy viviendo mi segundo embarazo, y aunque sólo estoy en mi semana 10 la verdad es que lo llevo con mucha ilusión sobre todo desde que esta semana he visto por fin una eco de mi pequeño "bicho" bien colocadito en su sitio.

Hace 2 años, el 12 de diciembre de 2005 dí a luz a mi Jorge, en un parto que se adelantó 2 semanas y que yo no considero excesivamente largo puesto que rompí aguas a las 10 de la noche y mi hijo nació a las 10 de la mañana.

Ingresé a la 1 de la mañana en el Lozano Blesa("El clinico"), y como no tenía contracciones me dijeron que me dejarían ingresada con un gotero para evitar infecciones y si en 12 horas no empezaba a dilatar me provocarían el parto.
Y allí me quedé esperando el gran momento.

La verdad es que NO tengo ninguna queja del trato humano que recibí durante toda la hospitalización, todo el equipo médico y las enfermeras eran muy amables, y sin embargo viví mi parto con mucho pudor y resignación.

Pasadas las 2 de la mañana llegaron las contracciones, en poco tiempo eran tan seguidas que le dije a mi marido que llamara YA a una enfermera y me pusieran YA la epidural. El primer tacto fue bastante molesto, y debí apretar lo suficiente para que la matrona me dijera que le hacía daño, a mí también me dolía el tacto! Cuando me dijo que estaba de unos 3 cm, pensé que no aguantaría otros 7 sin anestesia.

No fue efectiva cien por cien, y con cada contracción notaba calambres en una de mis piernas, y me consolé pensando que cuando tuviera una contracción ya sabía que podía empujar.

Lo peor: El rasurado, el enema, y los tactos vaginales (a veces dos en menos de 5 minutos), las correas, no poder andar o estar sentada, la episotomía que me causó más molestias durante meses que el propio parto (sigo convencida que en mi caso no era ni necesaria ), y sobre todo las revisiones con el ginecólogo ¡ y media docena de estudiantes mirando mis genitales y mis hermosísimas hemorroides del parto! ¡Me sentía totalmente avergonzada! Como una vaca observada por unos cuantos veterinarios...

Cuando tuve a Jorge entre mis brazos tras 4 empujones en la sala de partos, lo único que sentía era vacío y ¡ a alguien cosiendome puntos! con lo que no disfruté NADA de ese momento único de tener a un hijo por primera vez en tu pecho.

Después del parto llegó el posparto con unos puntos que tardaron bastante en secar, unas hemorroides que ni médico de cabecera ni tocólogo querían recetarme la solución aconsejada por mi matrona del centro de salud.
Llegó una lactancia un poco complicada y sobre todo un cambio emocional del que absolutamente nadie me había hablado. "Ser madre es maravilloso" y yo lo único que sentía era que no conocía a esa criatura que era MI HIJO y que no lo quería con ese amor supremo del que todos hablan. Por qué no te dan esa información en los centros de salud, en las clases de preparación al parto, en tu centro hospitalario? Por qué no te dicen que eres humana por sentirte así y que no eres un monstruo desnaturalizado?

También llegaron la ansiedad, y sobre todo una vuelta al trabajo que me costó realmente una depresión y un cambio de empresa hasta que me volví a encontrar a mí misma .
La maternidad sigue sin estar realmente aceptada ni social ni laboralmente!

Esta vez espero vivir mi maternidad con más alegría y tranquilidad, y disfrutar de mis pequeños regalos que son Jorge y mi pequeño "bichito".

Gracias por este espacio, y ojalá nos permitan parir tal y como es: como un acto natural y propio de la vida y no como una enfermedad!

El parto de Noa.

Hola, soy Amanda y éste fue el parto de Noa.

Noa nació el 12 de septiembre de 2005 en el Miguel Servet.

La matrona que nos atendió creo que es Isabel Escartín, digo “creo” porque no tengo ningún documento escrito donde lo ponga. En estos dos años y medio he pedido tres veces mi historial del parto en el Servet y lo único que he conseguido ha sido: la analítica que te hacen un mes antes del parto, el informe de ingreso y la hoja del alta con la analítica de los dos días posteriores al parto. Eso es todo, dicen que en Historias no dan nada más, es como si hubiese un vacío entre que ingresé y me dieron el alta. En fin.

De la gine y resto de personal no sabemos nada más.

Antes de continuar, quiero aclarar que, en aquel entonces, lo que nosotros sabíamos con respecto al parto se puede resumir en PRÁCTICAMENTE NADA. Que una vez que entrabas en el hospital ya no podías hacer nada más que dejarte hacer. Así que nada de plan de parto, ni nada de nada. Por lo tanto, asumo mi parte de responsabilidad en el resultado, nada pedí por un parto natural… ni nada se me dio. En aquel momento la vivencia no fue negativa, total, me habían hecho lo mismo que a todas, ¿no?. Fue al cabo de 10 meses que me di cuenta de cómo había sido mi parto y el nacimiento de Noa.

Tres días antes de la fecha probable rompí aguas, eran las 6 de la tarde del domingo, y el líquido amniótico estaba limpio, limpio, limpio. A mí me habían dicho que si rompías la bolsa te dabas una duchita y al hospital, así que nos fuimos para allá, pero de contracciones nada. Me ingresaron en una planta y si en 12 horas no me ponía de parto me lo provocaban. Rasurar no me rasuraron, bueno, un poco sí, pero apenas. Enema sí, muy desagradable. Y me dijeron que me echase a dormir porque estaba muy verde y yo hasta la mañana siguiente no me ponía de parto. ¡A dormir! ¿Quién quería dormir?. Yo venga pasillo arriba, pasillo abajo y vuelta a empezar. Así que a la 1 de la mañana empecé con contracciones: qué rápido. Eran suaves, pero constantes y cada 2 MINUTOS!! Y así siguieron, cada 2 minutos, pero la intensidad aumentaba. Tenía un “parto de riñones”, pero en cada contracción me agarraba a la barandilla del pasillo o a la cama y me inclinaba hacia delante, todo soportable. A las 3 de la mañana me mira la enfermera de la planta, ya he dilatado 3 cm, así que me bajan a dilatación: ¡qué rápido!

Hasta aquí mi “parto natural”.

Entrar en dilatación en el Servet suponía en aquel entonces: vía con suero y oxitocina sintética en el brazo izquierdo, nada de agua ni comida, aparato de tensión y “pinza” en el dedito en el brazo derecho, monitorización externa fija constante y monitorización interna constante (electrodo en la cabeza de Noa), compresita para que no manches y tumbarte boca arriba a esperar. Resultado, que aquello empezó a ser poco soportable. Le pregunté a la matrona si me podía sentar en la cama y me dijo que sí: ¡qué lujo, pude cambiar de postura! Aún osé un poco más y tirando de los cables puse los pies en el suelo... pero el dolor iba a más y no daba tregua .Entró la matrona y me preguntó si quería epidural, ¿qué? POR FAVOR!!! Bueno, pues a ver si viene el anestesista que está en un parto complicado de gemelos. Ahí estuve 3 horas de las que casi no me acuerdo, a pesar de todo mi parte mamífera instintiva salió por algún sitio y las endorfinas y resto de hormonas algo hicieron.

Dolía muchísimo, pero yo estaba en otro sitio, colgada literalmente del cuello de Edu y respirando no sé cómo (sigo pensando que no sirve de mucho “aprender a respirar”). Así que cuando yo ya creía que no iba a soportar más vino el anestesista y me pudo poner la epidural (a pesar del tatuaje), estaba de 4 cm. A los 15 min se acabó el dolor... y el cambiar de postura. Ya sólo se podía esperar. Eran las 6:30 de la mañana. A los 10 min Noa entró en bradicardia, 2 veces durante más de 15 minutos. Todo aquello pitaba y las luces se encendían y vino un montón de gente.... "oxigeno, que te pongas de lado, que qué has hecho..." mi adrenalina supongo que por las nubes.... En aquel entonces yo trabajaba con niños discapacitados psíquicos, así que empecé a asumir que Noa nacería con problemas.

A las 8 ya había dilatado 10 cm no sé cómo, así que me tocaba empujar. Y eso hice, y llegó la 1ª bronca: “pero qué haces, así no!” yo intentaba hacer lo que me habían “enseñado” en la preparación al parto, pero no debía estar bien. Aquello fue un horror. Edu veía la cabeza de Noa, pero luego se metía (efecto yo-yo), yo no sabía cuándo empujar ya que no notaba las contracciones.

Al poco entran corriendo, me quitan todos los cables y me llevan al paritorio, me tumban en una mesa de metal, atan mis piernas a los estribos y me dicen que cuando note una contracción que empuje. Yo les digo que me avisen porque no las noto. Pero no me hacen mucho caso porque están todos haciendo otras cosas. Oigo comentarios: “es que no sabe empujar, nada, no hay nada que hacer, que llamen al tocólogo y al pediatra, ya!” yo sola (a Edu nadie le había dicho que entrara), desnuda, haciendo más fuerza que en toda mi vida, llamando a Noa para que saliera. La tocóloga no llega, la matrona se me echa encima y me hace el Kristeller como 6 u 8 veces (yo muerta de miedo). En esto llegan los médicos y les dicen algo así como que yo no sé empujar y que hay que sacarlo. En un momento de lucidez pregunto si puede entrar Edu y aún no sé cómo le dejaron entrar. Veo el fórceps... aún se me pone la piel de gallina. Y en un minuto sacan a Noa: la veo de refilón y se la llevan a una mesa a hacerle todo lo que sale en el video “Callate y pujá”. Llora y yo respiro, “bueno, por lo menos está viva”. Lo veo todo como una película en la que únicamente soy una espectadora, no siento emoción ninguna, más bien indiferencia (estuve 10 meses recarcomiendo mi sensación de mala madre por no haber sentido NADA en ese momento único). La tocóloga mete su mano y antebrazo hasta el codo, llega a mi útero, lo remueve y “comprueba” que no quedan restos de placenta dentro. Lo sé porque se lo está explicando a una residente muy atenta a sus explicaciones.

Bueno, envuelven a Noa en unas sábanas y me la posan encima de mi pecho yo, emocionalmente neutra, intento sacarme un pezón para ofrecérselo y llega la 2ª bronca “pero qué haces que estás contaminando el campo quirúrgico!!! Ya tendrás tiempo para darle, ahora no” (resulta que el campo quirúrgico de mi episiotomía llegaba hasta mi cuello y Noa, que acababa de nacer, ya estaba contaminada para manchar el campo quirúrgico). Así que Noa, muerta de frío dentro de sus sábanas, pero lejos del calor de mi pecho se empieza a poner morada. Se la llevan a una incubadora. Le digo a Edu que se vaya con ella, que le hable, que no la deje sola. Mientras, la residente, cose, recose y zurce mi episiotomía.

Pero, por fin todo acaba. Mandan a Edu a informar a los familiares, a mí me tumban a Noa al lado, por fin, me llevan a otra sala a que descansemos y le de el pecho. Pero Noa no cogía el pecho. Tenía los ojos como perdidos, desenfocados, ahora estoy segura de que ella también estaba anestesiada.

Al día siguiente me empezó a salir una grieta en el pezón, pero ésa es otra historia. Gracias a la cual Noa y yo seguimos lactando.

Insisto en que la vivencia fue muy diferente entonces, yo no tenía información, con lo cual no fue mala. Pero algo no cuadraba porque había sensaciones que no entendía. Durante 10 meses no dejaba de pensar que qué mala madre debía ser porque no me había ni emocionado al ver nacer a mi hija. Ahora lo entiendo, las pocas hormonas que yo debía tener en mi cuerpo eran las que venían por el gotero a modo de oxitocina sintética, así que el vínculo iba a ser complicado.

De mi parto me recuperaré, pero el nacimiento de Noa no se lo puedo devolver.

No obstante, siempre hay algo bueno, y en este caso ha sido que Noa nos abrió todo un mundo: de gente maravillosa y de información.

Nuestro más sentido agradecimiento a TODAS las mujeres, amigas y compañeras de Vía Láctea, sin vosotras no estaríamos aquí, ya lo sabéis. A toda la gente maravillosa que acude a los cursos de verano de Maternidad de Jaca. A la Asociación El Parto es Nuestro, por tanta lucha. A nuestra gente, familiares y amigos: MIL GRACIAS.

Pero, sobre todo, gracias a ti, Noa, por enseñarnos tanto.

jueves, 28 de febrero de 2008

El parto de Celeste y su hijo Lorién

Hola, soy Celeste, mi marido es Sergio y nuestro hijo se llama Lorién.

Lorién nació el 28 de Octubre de 2007 en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza en la semana 42 de embarazo.(41+7). Hoy cumpel 4 meses

Unos meses antes de la fecha prevista de parto, presentamos un Plan de Parto y hablamos con el Dr. Castán, jefe de paritorios que nos dijo que se respetaría siempre que no hubiera ningún problema, nos dio buena sensación.

Mi parto fue muy respetado, pienso que fue así porque tuve la suerte de tener una matrona excepcional: Encarna Sanz, que en todo momento estuvo respetuosa, atenta y cariñosa conmigo. Me hizo sentir muy a gusto durante todo el proceso. Esto hizo que tuviera un parto tan bonito y especial que jamás olvidaré. Gracias Encarna.

El parto

Todo empezó el sábado día 27 de Octubre de 2007 a las 2 de la madrugada, sentí contracciones muy intensas ya desde el principio así que desperté a Sergio y le dije que estaba de parto.

Mas tarde sobre la 3h , ya con la matrona, me dijo que estaba dilatada de 4 cm, también me dijo que si quería pasar a la sala de dilatación nadie me molestaría, que estaría en un ambiente intimo y en silencio con mi marido, así lo hice.

Estuve en la sala de dilatación toda la noche con Sergio, sin oxitocina, con libertad de movimientos (aunque mi cuerpo solo quería estar sentado en un sillón) respetando mi cuerpo y mis tiempos. Nadie nos molestó. La matrona entraba de vez en cuando para ver que tal estaba, si necesitaba algo o simplemente para animarme, un encanto.

Al amanecer estaba ya muy cansada y el dolor de las contracciones era muy intenso. Llamé a la matrona para que mirará cuanto estaba dilatada, me dijo que estaba de 7 cm, decidí no ponerme la epidural porque pensé que merecía la pena aguantar, ya quedaba poco. La matrona y Sergio me animaron mucho, Sergio estuvo ayudándome y apoyándome en todo momento.

Unas horas después noté como mis muslos ardían y mis cadera se anchaban, Lorién se estaba abriendo paso. Me entraron ganas de empujar y así lo dice, estuve un buen rato empujando con una fuerza que nunca pensé que tendría. Empujé de pie, sentada, tumbada, como quería y podía.

Cuando la cabecita de Loríén empezaba a verse me pasaron a paritorios donde seguí empujando hasta que note un anillo de fuego alrededor de mi vagina, era la cabecita de Lorién, había salido. Recuerdo a la matrona delante de mi sonriendo, sin hacer nada más, como debe ser.

Inmediatamente la matrona me lo puso encima, piel con piel y llorando de emoción lo abracé. Ese fue un momento inolvidable con sensaciones y sentimientos que jamás pensé tener, acababa de nacer y ya lo quería más que a nada en este mundo. Eran las 12:55h del Domingo.

Cortaron el cordón cuando dejó de latir y yo seguía abrazando a Lorién agotada de tanto esfuerzo pero feliz de tenerlo entre mis brazos. Lo tuve en todo momento conmigo piel con piel, las pruebas las hicieron allí mismo, solo fueron unos segundos.

Después hubo una complicación, la placenta no salía y me la tuvieron que sacar manualmente, eso me dolió más que todo el parto. Llamaron a la ginecóloga para la extracción, muy sería me dijo: “ esto normalmente se hace con epidural, pero como no te la has puesto...” Aunque hizo bien su trabajo y fue muy profesional, el trato fue frío y desagradable, creo que no lo merecía. No me hicieron episiotomía, tan solo tuve un pequeño desgarro que curó en menos de una semana.

A excepción de ese incidente, todo el personal en el parto fue muy respetuoso y atento conmigo, sobre todo mi matrona que me cuido mucho, estando en todo momento atenta, agradable y cariñosa.

Estoy muy contenta y orgullosa de haber podido disfrutar de un parto natural porque creo sinceramente que es la mejor manera de parir, yo quería ¡sentir mi parto¡, si como suena ¡sentir mi parto¡ y lo he conseguido gracias a que hay personas buenas y excelentes profesionales que saben hacer bien su trabajo.

Creo que tener un parto natural me da fuerzas y seguridad para afrontar mejor la crianza, me da un poder especial porque se que no me lo han sacado sino que ¡lo he hecho yo¡, a mi hijo lo he parido yo. Orgullosa de mi parto puedo decir que esta historia ha tenido un final feliz y un comienzo prometedor.

Entre otras muchas personas que me dan ayudado a que mi sueño se haga realidad, tengo que dar las gracias muy especialmente a mi matrona Encarna por proporcionarme la experiencia más increíble y el momento más feliz de toda mi vida y también a Mª Angeles Checa, por ser una pieza fundamental y una persona muy especial en esta experiencia que jamás podré olvidar. Gracias también a Ana Belen Subirón que me atendió en primer lugar y me anunció que me estaban esperando para asistir mi parto como yo quería.


Estancia en planta 5ª

Los días en el hospital después del parto fueron un horror. Lorién se enganchó a la teta antes de la primera hora de vida y mamó estupendamente el primer día. El segundo día lo vi un poco despistado, no sabia muy bien como mamar, lo que me pareció muy extraño. Luego lo comprendí todo, una enfermera pasó diciendo: “¿habéis visto un chupete? Los tenemos prohibidos pero de alguna manera hay que callar a los niños”.

Me costó unos días de dolorosas grietas por la confusión entre teta y chupete y tener que estar insistiendo para que pudiera aprender otra vez. En el hospital te dicen que te lo pongas al pecho cada tres horas, sin embargo por la mañana se lo llevan cada una o dos horas no se donde porque ni siquiera te lo dicen y encima estás completamente sola porque tampoco dejan estar al padre. Muchas veces tienes que darselo a la enfermera de turno ¡incluso cuando esta mamando¡

Este cúmulo de situaciones llevaron a que Lorién bajara un poquito mas de peso de lo habitual (de 3,660 a 3,300 que es un peso muy aceptable) pero la pediatra ya me estaba presionando para meterle biberón, cuando me dieron el alta la pediatra me dijo: “te has salvado por los pelos”, como si estuviera pasando un examen.

Cuando intenté pedir ayuda para la lactancia, las enfermeras me daban información contradictoria, una me dijo que Lorién ¡solo tenia que coger el pezón!. Creo que no están debidamente formadas sobre lactancia lo que me parece muy fuerte cuando el hospital se supone que apoya la lactancia materna.

Mi experiencia con la lactancia materna en el hospital fue negativa, no solo no sabían apoyar (con alguna excepción), sino que hubiera fracasado de no estar informada y apoyada por otras personas ajenas al hospital.

El segundo día se llevaron a Lorién a hacer una radiografía sin consultarnos ni decirnos que le pasaba ni porque se la hacían. Sergio solicitó por favor hablar con la pediatra, ya que estábamos muy preocupados. Estuvo esperando hasta las 5 de la tarde sin comer pero nadie apareció ni nos dio ninguna explicación. Al día siguiente me dijeron que le habían visto un bultito en la cabeza pero que no era nada.

Mi experiencia sobre la estancia en el hospital fue mala, me sentí fatal porque estás completamente sola y hacen lo que quieren con tu hijo sin informarte ni preguntarte.

Cuando me dieron el alta y llegué a casa todo fue sobre ruedas y la lactancia un éxito. Hubo muchas personas que me ayudaron sobre todo Mº Jesús (Vía Láctea), Mª Angeles Checa (Matrona del Arrabal) y Juan José Lasarte (Pediatra). A los tres les estoy muy agradecida por haberme ayudado, gracias a ellos Lorién con cuatro meses, solo toma leche materna y está muy sano.

lunes, 25 de febrero de 2008

Articulo: Parir en Casa

Articulo en revista Trabajadora de CC.OO. por Laura Lecumberri (Matrona)

Analiza de forma resumida el cambio hacia la medicalización y los inconvenientes de la mismas y concluye sobre la seguridad de los partos en casa citando algún estudio.

Está en la pagina 30

Interesante y breve.

lunes, 18 de febrero de 2008

El Parto de Veronica y su hija Valentina

Hola a todos paso a relatar mi parto.

  • Soy Verónica, mi marido es Guillermo y nuestra hija se llama Valentina.
  • El parto fue en la clínica Montpellier el pasado 22 de noviembre (41+9).
  • Mi parto fue respetado. Habíamos preparado con el ginecólogo algunos puntos a respetar y por si hacía falta llevábamos nuestro Plan de Parto y nuestro Plan de Atención al Recién nacido, ambos firmados por si en el último momento nos hacían falta.
  • Mi ginecólogo fue el Dr. Lario y la matrona se llamaba Esther, pero desconozco el apellido.

El parto.

Teníamos laopción de dar a luz en Montpellier o en Quirón. Habíamos hablado con el personal de nidos de ambas clínicas y por ello preferíamos Montpellier. Quirón no permitía el contacto inmediato piel con piel con el bebé, obligatoriamente se lo llevan a calentarlo con una lámpara. Además, para tener al bebé en la habitación permanentemente te hacen firmar un papel. Nos inspiraba más confianza el trato respecto al bebé que ofrecía Montpellier. Sin embargo, la clínica en la que daríamos a luz dependería de los partos que tuviera el ginecólogo.

Todo empezó 9 días antes, cuando las contracciones se hicieron regulares cada 4 minutos. Llamamos al ginecólogo a eso de las 4 de la mañana y nos fuimos a la clínica Quirón.

Al llegar, las contracciones se habían distanciado. La matrona me hizo un tacto y nos comento que apenas estaba comenzando. Cuando se iba a buscar un gotero le pregunté si era para ponerme oxitocina y me dijo que sí, que sería la única forma de acelerar el proceso. Le dijimos que no queríamos oxitocina, preferíamos esperar y entonces nos dijo que podía ser largo y nos mandó de vuelta a casa.

En ese momento aprendimos que puede haber contracciones regulares que al cabo de unas horas se paran y es normal. Nos fuimos contentos a casa, a ver si al final podía ser en Montpellier.

Pasaban los días. El Dr. Lario controlaba todos los días el estado del bebé. Llegaba la tarde y comenzaban las contracciones, que eran fuertes y regulares, pero que a eso de las 3 ó 4 de la mañana se distanciaban.

A los dos o tres días, un tacto del ginecólogo me indicó que esta de 4 cms. Lo que nos animó y supimos que cada día avanzábamos un poco.

A los 5 días en una revisión, el ginecólogo detectó poco líquido amniótico. Una ecografía lo confirmó. Decidimos esperar unos días y si no, lo induciríamos.

La noche del día 21 comenzaron como todas las noches las contracciones. La frecuencia era de unos 2 ó 3 minutos. Hasta ahí normal, pero a eso de las 4 de la mañana me entraron unas ganas incontrolables de empujar. Llamamos al gine y nos fuimos a la clínica. Esta vez sí era Montpellier.

Al llegar y comentarle a la matrona lo que sentía me dijo que era buena señal. Un tacto lo confirmó: estaba con la dilatación completa. La cabeza un poco alta todavía.

En ese momento se me pararon las contracciones (parece ser que es normal). Le pregunté a la matrona sobre el expulsivo sin epidural. Me dijo que dependía de cada mujer, quienes lo vivían como una parte más suave y quienes lo vivían como lo peor. En mi caso, tenía una contractura terrible en la zona lumbar que me había impedido durante los últimos días hacer el más mínimo esfuerzo, ni siquiera para ir al baño, y eso me preocupaba. Tenía miedo que el dolor muscular me impidiera empujar adecuadamente.

Le pedí hablar con el anestesista. No recuerdo el nombre, pero fue muy profesional y agradable. Le expliqué que no quería perder toda la sensibilidad, y me dijo que podía ponerme una dosis mínima y dejar un cateter por si hiciera falta aumentarla. Me pareció perfecto y le dije que adelante. En ningún momento me presionó para emplearla, fue muy agradable.

La dosis no me quitó la sensibilidad. Estuvimos esperando a que se iniciaran las contracciones de nuevo. Al no iniciarse, me propusieron ponerme oxitocina y accedí a ello. Comenzaron y las pude sentir. Estuvimos unos 30 minutos mi marido y yo solos, tenía que empujar con cada contracción para ir bajando al bebé. La matrona entraba de cuando en cuando y me animaba diciéndome que lo hacía muy bien. También le mostraba al papá la cabeza que ya empezaba a asomar. Pasé mucha sed, aunque el anestesista me dio unas gasas húmedas para chupar.

A las 8:10 nos llevaron al paritorio. Me pareció horrible que me ataran las piernas y pedí que me incorporaran lo que la camilla diera de sí. Estaba también el pediatra al que le habíamos pedido que acudiera y con quien habíamos acordado nuestro Plan de Atención al Recién Nacido (aunque como comprobamos luego, no muy convencido).

El anestesista se interesaba permanentemente por mi estado.

Yo le recordé al ginecólogo que no quería episiotomía, y todos los allí presentes me la recomendaban para evitar apocalípticos desgarros. El papá que podía verlo todo no veía la cosa tan mal y me dio ánimos. Yo me mantuve firme y cuando salió la cabeza, la matrona me incorporó para que la viera salir del todo. Tuve un desgarro que necesitó 2 puntos y que curó perfectamente.

Había allí alguna persona más que no sé muy bien quienes eran. No me molestaba, el ambiente por mi parte fue muy relajado. Fue una experiencia agradable.

El pediatra cogió al bebé y en menos de 100 segundos ya le había hecho las pruebas y me lo puso encima. El papá tuvo que ponerse firme para que nos la dejara piel con piel. Eso sí, con un termómetro para controlar la temperatura de la peque. Se enganchó perfectamente y comenzó a mamar. El personal de nidos (una mujer que quizá fuera enfermera) que estuvo en el parto y que recogió a la peque parecía familiarizada con lo que habíamos pedido, fue muy agradable. Nos dejaron solos a los tres en el pasillo (de vez en cuando pasaba alguien) casi una hora, antes de llevarse a la peque a vestirla y subirme a la habitación. A los 10 minutos nos la devolvieron. Hasta ese momento todo había sido casi perfecto. La peque volvió a mamar y todo iba genial hasta que esa tarde... en una de las pruebas que le hicieron de glucosa a la peque, una de las enfermeras o auxiliares que estaba en nidos consideró que le tenía que dar un biberón de suero glucosado, pese a haber pedido que no le dieran. Y ahí se terminó nuestra tranquilidad. Sus registros de glucosa eran correctos, pero alguien tomo una decisión que no le correspondía. La niña no volvió a mamar bien durante nuestra estancia en la clínica, y ahí es cuando empiezan los problemas con las bajadas de glucosa.

El personal de nidos con el que tratamos entonces no debía saber el riesgo de confusión entre la tetina y el pezón, y todos nos tomaban por locos al no querer darle biberón. La presión fue bestial, por parte de todo el mundo, el apoyo a la lactancia nulo (yo quiero creer que sólo por ignorancia).

El pediatra (el que nos atendió en el parto) vino esa noche y al día siguiente y pretendía que firmáramos un papel para que empezaran a darle LA. Por supuesto, nos negamos.

La matrona que me atendió en el parto vino a verme al día siguiente y me tranquilizó un poco. Se quedó de piedra al saber que estaba tan bien y que me quería ir a casa. El gine me dio el alta el día 23 (también muy sorprendido) y nos fuimos a casa.

En casa todo mejoró, con ayuda de Lactaria y gracias a nuestro actual pediatra, Juan José Lasarte.

Resumiendo:

Lo mejor, el parto.

Lo peor, el trato del personal de nidos con respecto a la lactancia.

¿Por quién comienza el cambio?

Hace un año todo lo que sabía sobre partos era que éstos eran dolorosísimos, que si había complicaciones se realizaba una cesárea y poco más. Cuando me quedé embarazada empecé a interesarme por el tema de un y descubrí que yo podía decidir sobre el mío y lo que es más importante: que no se trataba de un problema a resolver. Me di cuenta de que mi cuerpo estaba preparado para parir y que llegado el momento no quería intervenciones innecesarias. Lo tenía decidido.

Lo dicho hasta aquí parece una tontería, pero no lo es. A mí me permitió sentirme libre y relajada, ya no tenía pánico al parto. Genial. Me atrevo a decir que lo esperaba con curiosidad y como un pequeño reto. Estaba ilusionada.

A la vez que iba desprendiéndome del miedo, ganaba confianza. Sin embargo una nube enorme empezaba a aparecer en el horizonte: cada vez que intentaba comentar mis inquietudes con el ginecólogo recibía una respuesta que no me tranquilizaba nada en absoluto. Esa toma de contacto, unida a lo que estaba empezando a averiguar acerca de los protocolos que seguían en las dos clínicas en las que era probable que pariera me inquietaba cada vez más.

Llegaron las clases de preparación al parto y eso fue la estocada final. Para ilustrar esto, cuento un par de ejemplos: entre las respiraciones que nos enseñaban había una específica para el momento en el que te ponen la oxitocina. No por si te ponen oxitocina, no. Para cuando te la pongan, sin condiciones, por que todo el mundo sabe que el gotero de oxitocina es “imprescindible” para parir... Cuando alguien preguntó qué era el periné, se le respondió que era el lugar donde se practica la episiotomía. Increíble. Yo quería salir corriendo.

A esas alturas, ya no me sorprendía que quien impartía las clases defendiera esos protocolos, no. Lo que me sorprendía era que a las demás mujeres que asistían no les pareciera tan alucinante como me lo parecía a mí. Y es que estaban encantadas. Incluso una de ellas al ver el vídeo de un parto se ofendió y comentó que ella no quería saber lo que le iba a pasar. Intenté disimular mi cara de asombro, pero no podía creer lo que escuchaba.

Todo esto es para plantear que cuando alguna de nosotras intenta coger las riendas en su embarazo y exigir un parto respetado, en el que decidir qué, quién, cómo y cuándo, no es fácil encontrar profesionales que te respalden. Hoy tengo la triste certeza de que los profesionales de la sanidad privada en Zaragoza, siguen con sus anticuados protocolos por que es lo que las mujeres esperan de ellos (con contadas excepciones). Que el todopoderoso médico decida por ellas y no tener que ejercer lo que no sólo es su derecho, sino también su obligación como madres.

Mi más profundo respeto para todas las madres, que informadas, intentan tener un parto respetado, lo consigan o no. Son unas valientes.

Quiero también agradecer a mi ginecólogo el Dr. Lario, que respetó mis deseos, incluso cuando alguna de mis peticiones no fuera compartida por él. Comprendo su preocupación, y el esfuerzo que supuso para él. Todo esto hace más valiosa su actuación. Gracias.

sábado, 16 de febrero de 2008

"Broma" Pesada: Camaras para vigilar a bebes prematuros

Veo en Bebes y Mas una noticia INCREIBLE POR LO INHUMANO del tema. Camaras Web para vigilar virtualmente a los bebés. ¿La tecnología al servicio del bebe y los padres? Podria parecerlo a aquellos padres que dezconozcan el metodo canguro.

El metodo Canguro esta siendo utilizado en muchos paises con gran exito, con una reducció extraordinaria de la morbilidad y mortalidad perinatal. Consiste básicamente en mantener al Recien Nacido en contacto constante con la madre. Las estadisticas de supervivencia y de mejora de la situación del bebé son increibles en comparación con la incubadora.

Quiza el ingeniero que diseño el sistema lo hizo con toda su buena voluntad, pero las mentes calientes de los responsables sanitarios que se gastan el dinero en esto, mientra podrian gastarse mucho menos en mantener a la madre con su hijo, si que tienen una enorme "paja mental".

Es lamentable que los avances y la tecnologia se usen para sustituir un metodo mucho más eficaz y humano, con las indescriptibles ventajas para el Recien Nacido, su Madre, Padre, para la crianza y para la sociedad. Echa un vistazo a ¡Que no os separen!

Leelo en el peridodico de La Rioja

Articulos relacionados: Ejemplo de lo que es capaz el método de la madre canguro

viernes, 15 de febrero de 2008

Cuentanos tu parto

El objetivo de esta nueva sección es que los responsables de los hospitales y clinicas Zaragozanos, se hagan conscientes de como las madres habeis vivido el parto, como lo habeis sentido. Tanto si tuviste un buen parto como si crees que no fué así.

Propuesta:
  1. Indica tu Nombre y el de tu bebe y tu pareja. Puedes omitir apellidos
  2. Indica la fecha del parto
  3. ¿Presentaste plan de parto? ¿Fue respetado?
  4. El hospital o clinica
  5. El nombre de la matrona que acompaño el parto
  6. En nombre del obstetra (si lo hubo)
  7. El nombre de otro personal que te parezca relevante
  8. Cuenta tu experiencia
  9. Critica las actuaciones que viviste como malas (intenta ser una critica constructiva)
  10. Agradece las actuaciones que viviste como buenas.
  11. Haz tus propuestas para mejorar los partos.
Si tuviste parto en casa, cuentanoslo también.

Esperemos que esta información en manos de los responsables de la sanidad Zaragozana, sirva para conseguir partos respetados de verdad.

¿Como lo cuento? Envia el texto en formato word o directamente en e-mail, aqui.
Se publicara tal y como cuentes.

Documento SEGO sobre Lactancia Natural

Ayer, 14 de Febrero de 2008, este documento (Lactancia Natural. SEGO) estaba colgado en la web. Hoy ya no. Ha desaparecido misteriosamente (en un momento en el que hay un debate público sobre las excesivas cesareas que se realizan en España. ). Afortunadamente lo tenia impreso, y he podido recuperarlo. Lo teneis aquí.

La cuestión es que este documento era relativamente facil de encontrar en internet hasta ayer.

El caso es que en este documento la SEGO da consejos sobre como favorecer la lactancia materna, y algunos de esos consejos son contrarias a las prácticas en el parto en muchos hospitales publicos (y privados no digamos) españoles.

En concreto, la incidencia de , Cesarea y separación madre-hijo en el exito de la lactancia materna.

Lo teneis en el post anterior.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Documentos que influyeron en nuestra decisión

En nuestro proceso de evolución que nos ha llevado de la más absoluta ignorancia, a un conocimiento bastante importante sobre el parto y su fisiologia, su medicalización, y las ventajas de un parto natural frente a otro medicalizado, me parece importante destacar algunos de esos documentos, que pueden ser encontrados en internet.

Aqui os presento la relación, espero que sea útil.

Además, como siempre os remito a la documentación de El Parto es Nuestro, y Holistika

Bajo peso, estrés y medicalización

Leo en la web Bebes y Más dos noticias relacionadas con bajo peso por culpa del estrés, son las siguientes:


Son dos noticias con información interesante para tener en cuenta. Y quiza los autores del estudio deberian estudiar el impacto que tiene en el nivel de estrés de la madre, todas las pruebas que realizan en el embarazo (más que las pruebas, como se hacen, con que sensibilidad).

Por ejemplo, en la 3ª Ecografia de mi hijo, el médico que realizaba la ecografia dijo que tenia el cordón por delante y por detras y que seguramente seria cesarea (fue un parto casi natural al 100% sin ni siquiera episiotomia). Las dos últimas revisiones antes de cumplir, la tocologa, sin el más minimo tacto y consideración trató a mi mujer como si estuviera en el colegio, sin el más minimo respeto y le "forzó" a "aceptar" un tacto que fué muy doloroso y una amnioscopia. Y podria contar más...

Les recomendaria a los médicos que realizaron el estudio que se lean la entrada sobre parto medicalizado y que me digan ellos mismos si no estan contribuyendo a aumentar el nivel de estrés durante el embarazo y el parto. Especialmente estas: parte II , III, y IV

Lamento de veras ser tan duro, pero a veces no se donde tienen la cabeza esta gente.

Esto es lo que se conoce como iatrogenia, y encima no son conscientes de ello.

Por cierto el estudio se ha hecho en Zaragoza.

martes, 12 de febrero de 2008

Posters y recursos sobre posiciones en el parto

Enlaces de posters sobre posiciones en el parto

Posiciones I
  • Tamaños: pequeño, A4, A3

  • Posiciones II
  • Tamaños: pequeño, A4, A3

  • Otros recursos interesantes sobre posiciones


    Gracias a Eva, foro de Epen.

    Estrategia de atención al parto normal en el Sistema Nacional de Salud

    Con fecha de Enero de 2008 aqui teneis el documento definitivo para la atención al parto normal en el Sistema Nacional de Salud. Y en este enlace podeis leer sus objetivos.

    Podeis encontrar el borrador de Octubre de 2007 junto con los agradecimientos que hice a los participantes aqui.

    También el protocolo de la SEGO de atención al parto normal editado en 2007, aqui.

    De nuevo gracias a los participantes en su redacción.

    Pero ¿Cual es el problema con los partos? (VII)

    7. El miedo al dolor y la "milagrosa" Epidural.

    Después de analizar como y porque el miedo influye en el parto, veamos la solución que el parto medicalizado ofrece; La Anestesia Epidural (o Peridural). Esta anestesia es una herramienta útil para el control del dolor cuando hay un problema que indique su uso; o bién cuando una madre elige con libertad usarla.

    En cualquier caso "elegir con libertad", implica información. Sin información la libertad de elección no es tal. Realmente lo que hacemos es dejarnos llevar por la inercia sin valorar las consecuencias, ni responsabilizarse de los riesgos... y esto no es libertad.

    La epidural tiene una serie de efectos secundarios, leves, graves y muy graves. Aunque los graves y muy graves no son demasiado frecuentes, las mujeres que los sufren deben vivir con las consecuencias, en ocasiones durante toda la vida. Podeis consultar el folleto de EPEN sobre la Epidural.

    La cuestión que queria abordar en esta entrada es que la inmensa mayoria de las mujeres se ponen la epidural sin suficiente información, sin conocer los riesgos, y sin responsabilizarse de las futuras consecuencias para ella y para el bebé. Y esto es debido al miedo social al parto y al dolor del parto. (Ideas peligrosas y sus consecuencias)

    Este miedo y la cascada de intervenciones médicas que nos ha llevado a este punto hacen casi IMPRESCINDIBLE esta anestesia.

    De esta manera lo que empezó como una "opción" (no convenientemente informada) se ha transformado en una RUTINA dificil de evitar, porque muchos medicos han acabado usandola no como opcíon al control del dolor normal del parto, sino como herramienta para poder utilizar la inducción con oxitocina de forma indiscriminada.

    Ver partes: anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 siguiente

    lunes, 11 de febrero de 2008

    Ideas peligrosas y sus consecuencias

    Lo peor del parto medicalizado es que se alimentan dos ideas peligrosas bastante enraizadas en la sociedad actual:

    1. Parir es peligroso y doloroso. (Realimentamos el miedo)
    2. La mujeres no son capaces de parir por si solas (Más miedo y más inseguridad)

    ¿Algún ginecologo se pregunta las repercusiones que puede tener esto en la psique y emociones de la mujer, en la crianza, en definitiva en la sociedad?...Pues no. Los obstetras saben de obstetricia, pero a la mayoria les importa una leche todo esto, su trabajo acaba con el alta del niño y la madre. Y como son obstetras... ¿que saben de sicología, crianza, pediatría?

    Uno se pregunta... Pero son seres humanos sensibles, ¿intuiran al menos algo? Unos no tienen tiempo, otros no tienen ganas, otros solo ven lo suyo, otros pasan, otros tienen miedo a ser denunciados por ¡mala praxis! (que ironia) ... la mayoria desconecta o se volverian locos.

    Esta comprobado que el miedo (idea 1) afecta al desarrollo del parto. Se segrega adrenalina, que contraresta la oxitocina y el parto se bloquea, además produce un aumento enorme de la percepción del dolor, con lo que refuerza la idea de que el parto es doloroso.

    A esto contribuye el hecho de que la mujer que llega al hospital no es acompañada... ¡¡es manejada!!. Esto nos lleva hacia la idea 2.

    Cuando una mujer asustada por el parto y por los miedos enraizados en el subsconciente colectivo y es manejada, su única opción es "dejarse hacer". En muchas ocasiones las mujeres que no han mantenido esa actitud han sido maltratadas (maltrato aceptado por la sociedad como normal), insultadas, y despreciadas. Frases como "!!no sabes empujar¡¡", "¡¡calla y puja!!, etc.. minan la dignidad de la mujer en un momento crucial de su vida que deberia ser hermoso.

    La idea de que una mujer no es capaz de parir por si misma es absurda, pero es a la vez falsa y cierta. Falsa porque llevan siglos pariendo y es algo genético e instintivo. Cierta porque en esta sociedad el miedo al parto y la forma de parir desconecta a las mujeres de su esencia materna y les hace creer incapaces, con lo que al final acaban siendolo.

    Estos hechos se materializan en la fantasia psicologica llamada "profecia de autocumplimiento": Se basa en la idea de que si creemos en que nos va a pasar algo, vamos creando las condiciones para que suceda.

    Como consecuencia general tenemos que el proceso del parto es una experiencia desagradable para la mujer, cuando deberia ser un momento especial para ella. En la mayoria de los casos la percepción de haber dado a luz a un hijo, es sustitudia por "que le han hecho dar a luz a su hijo" e incluso "le han sacado" a su hijo. En muchos casos el parto acaba en ventosa o forceps, o incluso cesarea. Lo que refuerla la idea 2.

    Esto va a dejar su huella en la madre, y es facil que el vinculo madre-hijo se debilite, que fracase la lactancia materna y que se aborde la crianza con inseguridad.

    El postparto en condiciones optimas para la mujer es un proceso de asimilación de una situación nueva en la que el bebe depende de la madre para su supervivencia, seguridad, emocionalmente, ... etc. Aun en estas condiciones la crianza no es facil.

    Una madre afectada por un parto percibido como "no capaz de parir", puede llevar a situaciones de creer no ser "capaz de alimentar", "capaz de entender" las necesidades de su hijo etc..


    Pero ¿Cual es el problema con los partos? (VI)

    6. Pero si aceleramos el parto...¡¡ Duele más !!!

    La dilatación es un encadenamiento de contraciones uterinas
    (contracciones musculares, del utero, cuyas paredes son musculos lisos) con cierto ritmo, y este ritmo va aumentando progresivamente (las contracciones son cada vez más intensas, de más duración y cada menos tiempo). Es como un "entrenamiento", el cuerpo de la madre se va preparando poco a poco y en unas 10 horas de media, la dilatación se completa (si no se estorba el proceso, por ejemplo con miedo).

    Imagine lo que es acelerar este proceso. Todas esas contracciones que van sucediendo de forma progresiva las concentramos en menos tiempo. Resultado: MUCHO DOLOR.

    En vez de dejar el propio ritmo natural, lo forzamos y además utilizamos el metodo ensayo-error; aceleramos. ¿Nos pasamos? Quitamos oxitocina. ¿Va lento? Ponemos más. Resultado: Sometemos al organismo de la madre a un vaiven bien majo ¿Creen que esto es bueno? ¿Confundir a la naturaleza? ¿alterar el proceso natural?, pero claro, el mál ya estaba hecho: miedo y bloqueo. ¿Que podemos perder?

    En el caso de no consigamos acelerar el parto alargamos la "agonia" de la madre... y si lo conseguimos... multiplicamos el dolor ¿Que creen que le pasa a la madre ante esto? ¿Y a la familia?; realimentamos el ciclo más miedo-mas problemas- mas necesidad de intervenir - más miedo. La madre pide a gritos la epidural y la familia increpa al personal (si no han sido "convenientemente" apartados llevandose a la parturienta a dilatación, paritorio o quirofano).

    Siempre esta la madre que no queria epidural, y la enfermera o matrona conservadora que comenta con ignorante crueldad "al final las que no la quereis la pediis a gritos". ¡Toma claro! ¡Cualquiera no se la pone con el chutón de oxitocina que le habeis metido!

    Ver partes: anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 siguiente

    sábado, 9 de febrero de 2008

    Pero ¿cual es el problema con los partos? (V)

    5. Ante el bloqueo: inducción del parto (o como no sale... lo sacamos)

    Escenario
    : Madre asustada con el parto ralentizado o bloqueado.

    ¿Cuanto tiempo puede tener un hospital a una madre en ese estado? Dependerá de los casos de parto ese dia, de las camas, de las salas de dilatación y paritorios disponibles.
    Claro que en esta situación, la familia (con su miedo e ignorancia: no pueden tener así a su hija eternamente ( ¡¡ayudenla¡¡, ...encima le hacen andar ¡pobrecita!, ¡la estan dejando sufrir!,) también presiona a los médicos (que para quitarse problemas con la familia la inducción le viene de perlas, indicada o no).

    "Le enchufamos un gotero a la niña de oxitocina" (esto no lo dicen así, claro) y "veran que pronto esta de parto, señora". La naturaleza sabe como dosificar su propia oxitocina, por que en cada mujer es distinto, y en cada parto de la misma mujer tambíen.

    Fijense, es la solución ideal para los medicos y el hospital, y aparentemente para la madre (no se suele pensar en las consecuencias para el bebé); menos tiempo, camas libres, salas de dilatación que se despejan antes, los medicos se libran de la presión familiar...

    Como no sale.... (y a mi me conviene)... lo sacamos... ¿pero que estamos haciendo realmente?

    Ver partes: anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 siguiente

    viernes, 8 de febrero de 2008

    Matronas

    Este agradecimiento expresa el sentir del autor, y me consta que de muchas otras personas hacia el colectivo de Matronas.

    Son las matronas las grandes responsables del cambio que esta sucediendo en España para que los partos sean los acontecimientos felices que deben ser, no solo por su consecuencia (el nacimiento del bebe), si no por el proceso, respetado.

    Gracias a todo el colectivo de matronas que trabaja por progresar, por cambiar el sistema desde dentro y desde fuera.

    Yo siempre pienso que los grandes cambiós nacen de "pequeños" cambios en el corazón, en la forma de sentir (no de pensar), de las personas. Esos cambios se propagan como la polvora si el sentimiento es puro, y si no se intentan forzar los acontecimientos.

    Mi consejo: Si sientes que debes cambiar algo, haz el cambio en ti misma/o, y respeta que los demás lleven su propio proceso. Cada persona evoluciona a distinto ritmo, y solo la presencia de alguien que ya ha cambiado, es una influencia positiva tremenda para aquellas personas que todavia no lo han sentido.

    Si sientes que puedes aportar algo más, deja de lado a tu cabeza y sabrás lo que hacer.

    No dudeis, que buscar un parto respetado, humanizado, natural, va ha contribuir sin duda a niños más sanos, madres más seguras y felices y bebes más sanos y felices. Y ese cambio afectará a toda la sociedad.

    jueves, 7 de febrero de 2008

    Agradecimiento personal

    En el camino recorrido desde el embarazo de Celeste, al nacimiento de nuestro hijo Lorién, y después con la lactancia y la crianza, han habido personas de influencia muy importante cuya actuación a conseguido el parto fuera respetado, feliz, sentido, y vivido con gran emoción. Muchas de estas personas contribuyeron (y siguen contribuyendo) de forma plenamente consciente y otras contribuyeron de una forma más indirecta. De hecho hay algún caso de alguna persona que si hubiera sabido lo que teniamos en mente no hubiera puesto buena cara pero, contribuyó sin saberlo.

    Decirles a todos, que muchas gracias por su aportación, porque el nacimiento de nuestro hijo ha sido la mejor experiencia de nuestras vidas, y gracias a las condiciones de su nacimiento y al apoyo recibido, su crianza esta resultando la nueva mejor experiencia de nuestras vidas. Gracias.

    Algunas de estas personas son:
    Mª Angeles Checa(Nuestra Matrona en la preparación al parto)
    Encarna Sanz (Matrona en el parto)
    Ana Belen Subiron (Matrona)
    Las "chicas" de Aldama en la preparación al parto (Concha, Maria, Menchu, Eva)
    Mª Jesus Blazquez (Biologa, profesora, Via Lactea, EPEN, ... Esta en todas partes, no se como llega a todo)
    Juanjo Lasarte (Pediatra)
    Dr. Ignacio Gasca (Nuestro tocólogo)
    Dr. Javier Tobajas(Jefe obstetricia Miguel Servet, aunque no lo conocemos en persona)
    Dr. Sergio Castán (Jefe de Paritorios Miguel Servet)
    Dra. Villacampa (Ginecologa Miguel Servet)
    Compañeros y Compañeras de la preparación al parto: Asún y Oscar, Ana y Paco, Elena, Isabel y Javi, Cristina ... todos, por compartir los momentos y las experiencias.
    A las chicas de Masajes y Doulas (Eva, Bea)
    Bernardo Monge

    A los amigos que nos mostraron un camino distinto:
    Ana yToño
    Maite y Edu

    Otras personas a las que no conocemos personalmente, y que nos han ayudado sabiendolo o no.
    Pilar de la Cueva
    Miembros (casi todo mujeres) del foro de El parto es nuestro
    Mamen Compte

    A nuestras familias, tanto por los apoyos, como por el respeto a nuestras decisiones.

    Y sobre todo a ti, Lorién, por enseñarnos el camino para intentar ser buenos padres.

    Estrategia de Atención al Parto Normal

    El dia 10 de Octubre de 2007, El Ministerio de Sanidad y Consumo publicó el documento de propuesta de atención al parto normal para el sistema nacional de salud, con el objetivo fundamental de "humanizar" el parto.

    En ella se evidencian que muchas de las demandas de los grupos pro-parto natural (avaladas por la OMS), tienen base cientifica y son ciertas - tal y como en otros paises europeos se conoce desde hace años -. Aunque el plan viene con mucho retraso (parece que España siempre somos los últimos en aplicar mejoras) y tiene algunas lagunas, supone una considerable mejora en la asistencia al parto normal.

    Se reconocen los claros beneficiós de la libertad de movimiento, el incremento de dolor producido por una inducción inecesaria, el hecho de que la epidural aumenta la tasa de partos instrumentales... y otras muchas cosas más que las asociaciones venian defendiendo y que la actitud de muchos ginecologos y obstetras, anclados en creencias antiguas y prejuicios, discutian.

    El documento nace de un amplio consenso, y viene a sentar las bases de lo que seria un parto plenamente satisfactorio para la mujer, con sus beneficios para ella, el bebé, la lactancia y la crianza. En su redacción han participado grupos como El parto es nuestro, asociaciones de lactancia - entre ellas Via Lactea (Zaragoza) -, representantes del comité de lactancia de la AEPED,.. etc.

    Debemos seguir siendo criticos, pero tambén reconocer el esfuerzo realizado, especialmente por parte de la SEGO, cuyo conservadurismo es un mito. La SEGO ya hizo un esfuerzo importante publicando un nuevo protocolo para la atención al parto normal que eliminaba la necesidad de ciertas practicas rutinarias (episiotomia, enema, rasurado..) y reconocia las ventajas de la libertad de movimiento y la posición libre de la mujer durante el expulsivo.

    Por Aragón han participado, entre otros; Javier Tobajas, (Hospital Miguel Servet), Mª José Amorín (en representación del SALUD), expertos como Eva Bujedo y Juán José Lasarte (Comité de lactancia AEPED), la ginecologa Pilar de la Cueva (EPEN), la biologa Mª Jesús Blazquez e Isabel Miralles (Via Lactea)...

    Desde aqui agradecemos su contribución a este nuevo avance para conseguir partos más felices.

    ¡¡ Cuidado !! Clinicas privadas y lactancia materna.

    Me cuentan, y escucho con estupor, como ciertas clinicas privadas de nuestra ciudad alimentan creencias para la lactancia materna que llevan irremediablemente a problemas para poder llevarla a cabo.

    No hace mucho una de estas clinicas entregaba un documento con indicaciones como:
    1. Dejar el niño al pecho durante xx minutos.
    2. No dejar que la nariz se pegue al pecho al mamar por peligro de axfisia.
    3. Dar de mamar cada xx horas aunque el niño llore
    4. Usar chupetes
    5. Dar leche de formula para "Ayudar" (ver entrada sobre las "ayudas")

    Todas estas indicaciones y otras parecidas son fantasticas.... PARA CARGARSE LA LACTANCIA NATURAL

    En una de estas clinicas ¡¡recomendaron a madres dar leche de vaca a los bebes para evitar problemas!!. Precisamente cuando se sabe que los lacteos (de vaca) son fuente de problemas por alergias e intolerancias y que se recomienda dejar absolutamente los lacteos durente los 3 ultimos meses de gestación y los 3 primeros de vida del bebe. Después introducirlos con cuidado pendiente del comportamiento del niño al pecho, por si hubiera alergia o intolerancia.

    Además parece ser una práctica habitual, la separación de bebe y madre, y la administraciones de chupetes, biberones de suero glucosado y recomendación de leche de formula, incluso entregar muestras de leche de formula (práctica prohibida por la ley).

    No sabemos si estas clinicas operan así por mala formación del personal, ignorancia, o que... pero preferimos pensar que no hay interes ocultos detras de estas circunstancias.

    Para más información: Comite de lactancia de la Aeped, apartados de preguntas de padres, preguntas más frecuentes. Libros recomendados. Recomendaciones.

    Libros recomendados: "Un regalo para toda la vida" y "Mi niño no me come". Carlos González. [ver este enlace]

    Ver en temas: Lactancia

    Ministerio de Trabajo: Lactancia Materna

    Documento del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales sobre Lactancia Materna y vuelta al trabajo.

    "Una de las causas de abandono de la lactancia materna antes de los 6 meses recomendados por la OMS es sin duda la vuelta al trabajo. ¿Cómo hacer posible la reanudación de la jornada laboral con el mantenimiento de la lactancia? ¿qué acciones se pueden llevar a cabo en la empresa para facilitar la labor a las mujeres que han decidido amamantar a su bebé? En esta NTP se ofrecen algunas medidas que pueden ayudar a conseguir que la trabajadora pueda seguir lactando a su hijo produciendo con ello un beneficio no tan sólo para el niño sino también para ella misma y para la empresa en la que trabaja." ...mas

    miércoles, 6 de febrero de 2008

    martes, 5 de febrero de 2008

    Pero ¿cual es el problema con los partos? (IV)

    4. Riesgo - Miedo - Bloqueo

    ¿El miedo puede matar a mi hijo? Bueno, bueno, a ver si ahora vamos a tener miedo del miedo también y la cagamos del todo.

    ¿Pero que puede suceder?. Un supuesto:
    Fulanita tiene miedo al parto como casi todas las mujeres, no ha hecho preparación al parto ni se ha informado (¡¡¿¿para que??¡¡¡ ¡En el hospital ya te lo hacen todo, y si no que me lo saquen!). Ademas sus vecinas le han dicho que a la primera señal corra al hospital o su hijo puede tener sufrimiento fetal. (suena mál ¡he!)

    LLega con miedo y le dicen que está de 3 cm (probablemente tiene por delante 10 horas de parto), pero se queda. Si le sugiren que se vaya a casa se escandaliza y se asusta ¡¡ Pero si estoy de parto!!. O puede que prefiera irse a casa, pero en el hospital le asustan y le dicen con mala hostia "Tu veras pero si a tu hijo le pasa algo es tu responsabilidad". ¡¡Mas miedo!!

    Y así tenemos una madre muy asustada en una cama, esperando a ver que pasa (miedo a lo desconocido), y encima tumbada en una cama (mas lentitud y dolor) y con familiares pululando contagiando un ambiente de más miedo.

    !En estas circunstancias es un milagro si la madre tiene un buen parto!

    Todos esos miedos se juntan, se acumulan y bloquean la oxitocina (el miedo ha ido generando más y más adrenalina, la oxitocina disminuye y el parto se ralentiza o no progresa).

    Algunas mujeres se tiran 2 o tres dias de parto ¿por que crees que será? Además añadimos el factor agotamiento. Encima no puedes comer ni beber: ¿como va a parir una mujer así?

    Es bien sabido que los mamiferos necesitan tranquilidad, oscuridad, e intimidad para parir. Todos los mamiferos excepto el inteligentisimo ser humano paren en condiciones adecuadas. ¡ Y sin ginecologos ! ¡que escandalo!

    Bloqueado o ralentizado el parto (a veces cuando hay más tranquilidad el parto se reanuda, pero inmediatamente la contracción atrae a la familia y vuelta al miedo y al bloqueo); la solución es inducir el parto.

    Primera solución a los problemas que nos hemos autogenerado padres, familia y hospital. Atento a la siguiente entrega....

    Ver partes: anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 siguiente